Microcréditos sociales, ¿qué son y quienes los conceden?

microcréditos a los que pueden acceder jóvenes, parados, familias monoparentales, etc.

microcréditos a los que pueden acceder jóvenes, parados, familias monoparentales, etc.

Seguramente que en más de una ocasión hayas escuchado de los denominados microcréditos sociales, y no sepas en toda su exactitud en qué consisten, y lo más importante, si puedes demandarlos y bajo qué condiciones. No es extraño tu interés por estos productos bancarios, porque se trata de una de las vías de financiación más ventajosas para tus intereses personales, sin duda, y en cualquier caso por encima de cualquier oferta de créditos personales, consumo u otras habilitadas por las entidades financieras.

Pero ante todo, deberás conocer que estos créditos tienen un destino muy bien definido, al que no todos pueden acceder. Están destinados a personas que no pueden entrar en los canales tradicionales de financiación. Generalmente en situación de exclusión social, y que están representados por sectores sociales muy variados, como desempleados, inmigrantes, familias monoparentales, y hasta personas separadas.

Los microcréditos sociales se han constituido como uno de los productos bancarios con más marcado carácter social. Y que durante los últimos años han decrecido notablemente en su oferta. No en vano, ya no se ofrecen a los clientes los créditos de esta naturaleza que desarrollaban las desaparecidas cajas de ahorro. Y que como consecuencia de la crisis económica que ha asolado a España a partir de 2008, ya es muy difícil encontrarlos en estos momentos, con la intensidad de antaño.

¿Quiénes los conceden?

La mayoría de estos créditos provienen de Microbank, una división dependiente de la Caixa, que se encarga de comercializarlos bajo diferentes formatos. También a través de propuestas puntuales y aisladas que desarrollan algunas entidades financieras. Pero más allá de estas iniciativas se hace muy complicado acceder a esta clase de financiación privada. No quedando otra solución que la oferta convencional y generalista que proporcionan los bancos bajo sus planteamientos más comerciales.

Ahora mismo, las entidades conceden sus préstamos con unos tipos de interés, que en el mejor de los casos puede suscribirse con el 6% o 7%. Pero nada más, sin que estén en sus ofertas la financiación dental, para parados de larga duración, o personas en exclusión social, solamente por citar algunos ejemplos.

No obstante, y como principal novedad en la actualidad, se están desarrollando una serie de propuestas para financiar proyectos emprendedores a jóvenes parados, y hasta de larga duración. Tienen como principal objetivo que sus demandantes pueden encontrar sus cauces laborales como nuevos empresario o trabajadores autónomos. Con varios créditos que cumplen con estas características, y que presentan unas condiciones para su formalización muy competitivas, en donde los intereses no sobrepasan el 6%.

Señas de identidad de los micropréstamos sociales

Los jóvenes son algunos de los destinatarios de estos microcréditos Seguramente que hayas escuchado alguna vez sobre ellos, pero no sepas exactamente que son y cuáles son sus principales prestaciones. Te conceden importes de hasta 20.000 euros aproximadamente, siempre destinados para que sus demandantes salgan de las situaciones de exclusión social en la que están inmersos.

No obstante, cada vez es más frecuente la aparición de otros microcréditos de marcado acento ecologista, que inciden en el cambio de los hábitos de consumo de los usuarios. Tanto en sus casas, como en vehículos, utilización de la energía, etc.

Pero la gran utilidad que aporta esta clase de financiación tan específica radica en el precio que finalmente tendrás que pagar por su concesión. Los tipos de interés son muy suaves, desarrollándose entre el 4% y 7%. A lo que se le une que están completamente exentos de cualquier clase de comisiones u otros gastos en su gestión. Solamente tendrás que preocuparte de pagar el dinero prestado más sus correspondientes intereses, sin otros gastos adicionales que encarezcan el producto.

Con respecto a sus plazos de amortización, las diferencias no son tan ostensibles como en los créditos tradicionales, aunque cuentan con una gran flexibilidad. De forma que podrás cerrarlos rápidamente, o asumir hasta 6 años para finiquitar la operación. Como consecuencia de todas estas prestaciones, el resultado final, si lo contratas, es que el desembolso económico que tendrás que afrontar no será tan elevado como si lo haces a través de otras propuestas crediticias.

¿Qué microcréditos puedes contratar?

Los microcréditos que conceden los bancos en estos momentosEn la actualidad, y si bien su oferta ha decrecido notablemente, todavía estás en condiciones de pedir alguno de estos productos sociales. Siempre que cumplas con los requisitos que imponen desde las entidades emisoras, y generalmente son muy duros, para que solamente los clientes más necesitados puedan contratarlos. Desde este escenario, se han habilitado una par de propuestas que pueden ser de gran utilidad para tus intereses.

Microbank ha desarrollado varias iniciativas de estas características, aunque con ópticas de comercialización completamente diferentes. Una de ellas proviene de sus Microcréditos Personales y Familiares. Se tratan de unos productos que conceden a sus destinatarios un importe máximo de 25.000 euros. Con un plazo de amortización que alcanza su tope en los 6 años, incluyéndose un período de carencia de hasta 12 meses.

Pueden acceder a esta clase de financiación las personas que tengan ingresos inferiores a 18.000 euros anuales, o unidades familiares con ingresos conjuntos inferiores a 36.000 euros. Sus aportes sirven para financiar los gastos menos convencionales, como por ejemplo, los que afectan a la vivienda, salud, educación, o incluso hasta el reagrupamiento familiar.

Otra de sus propuestas se formaliza a través de los denominados Eco Microcréditos, que financian el desarrollo de proyectos sostenibles, la compra de productos respetuosos con el medio ambiente o la mejora de la eficiencia energética de tu hogar o tú negocio. Y para las personas que desean poner en marcha un proyecto empresarial se han habilitado los Microcréditos para Emprendedores y Negocios.

Si deseas convertirte en emprendedor y que deseas iniciar un proyecto de autoempleo, un autónomo o una microempresa que quieres dar un impulso a tu negocio, está concebida esta financiación tan especial, que te ayudará a que puedas hacerlo realidad. Dentro de este segmento profesional, se han comercializado otros productos que mantienen similares márgenes en sus propuestas.

Uno de ellos, es el que procede de Unicaja, que viene impulsando desde hace varios años el Primera Empresa, que concede una cantidad que en ningún caso puede exceder del 80% de la inversión, y por un máximo de 18.000 euros. Presente hasta 5 cinco año para cerrar la operación a través de su devolución.

Mientras que la apuesta de Caja Laboral se ha plasmado en otra vía de financiación de parecidas características. Y que en este caso en particular está destinado a los jóvenes emprendedores, siempre que acrediten la viabilidad de su proyecto empresarial. Con la ventaja que no será necesario la presentación de ningún avalista. Para desarrollar a operación se le aplicará un tipo muy competitivo, de tan solo el 3,5%, dirigido al plazo fijo.

Las diez claves para formalizarlos

¿Que claves deberás tener en cuenta para contratar estos créditos?No todos los clientes pueden acceder a los préstamos sociales, y todo dependerá del perfil que presentes en la solicitud de la demanda. En cambio, sí que tendrás que conocer una serie de valoraciones por si eres uno de los beneficiarios de esta fuente de financiación tan especial. La mayor complicación será que te los conceda, pero si eres uno de los afortunados que consiguen formalizarlos, dispondrás de unas condiciones inmejorables.

En cualquier caso, no habrá más remedio que devolverlos en los plazos acordados a través de un sistema de cuotas mensuales, y como si de crédito normal se tratase. Para que te los concedan, deberás presentar un proyecto viable, ya que de no ser así te lo rechazarán con toda seguridad. Y por supuesto, que puedas adaptar tu solicitud a algunos de los siguientes consejos que te exponemos.

  1. No habrá otra solución que cumplir escrupulosamente con todos los requisitos que demandan los emisores de estos productos de marcado carácter social, ya que las candidaturas son analizadas con mucho detalle y precisión para ser aceptadas.
  2. Si no estás englobado en alguno de los sectores sociales a los que van dirigidos, mejor será que desistas del intento, porque con toda seguridad te denegarán la demanda, y puede que pierdas mucho tiempo en su proceso.
  3. Deberás respetar sus condiciones de suscripción, ya que aunque sean microcréditos sociales, no impide que te saltes el contrato, que por otra parte, tendría fuertes penalizaciones a través de los gastos te impongan.
  4. No te exigirán que tengas contratados otros productos (fondos de inversión, plan de pensiones, depósitos a plazo, etc.) con la entidad. Si acaso, una cuenta corriente en donde puedas recibir el importe demandado, y mandar las cuotas mensuales para finiquitar la operación.
  5. Tampoco necesitarás en ningún caso del aval de otras personas (familiares o amigos), sino únicamente que respondas del proyecto, o cumplas con los requisitos presentados desde las entidades bancarias.
  6. Podrás acceder a importes no excesivamente altos, que llegan a un tope máximo en torno a los 20.000 euros, pero poco más, ya que su comercialización no se rige por importes de gran cuantía.
  7. Aprovéchate de sus excepcionales condiciones de contratación, ya que no te verás obligado a pagar ninguna comisión (estudio, apertura, cancelación anticipada, etc.).
  8. La oferta que te encontrarás a partir de ahora será más bien escasa, y quizás no se ajuste a tu perfil como demandante, o quizás con unas condiciones muy duras como para que te pueda ser concedida.
  9. Solamente si eres parado, inmigrantes, o familia monoparental estarás en perfectas condiciones para iniciar la solicitud de alguno de los microcréditos habilitados por los bancos.
  10. Y finalmente, recuerda que antes de su solicitud, estarás obligado a leer las cláusulas del contrato, para cerciorarte que realmente cumples con todos los requerimientos para que puedas finalmente firmar el contrato con la entidad bancaria.
Te puede interesar

Categorías

Préstamos

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario