Más quiebras en el mundo, ahora en Alemania

karmann-okey

El lujo no siempre es garantía de éxito…

Esa frase bien podría ser aplicada para la automotriz Karmann, especializada en autos convertibles, que presentó su quiebra en medio de la feroz crisis económica.

Esta movida deja en la calle a 3.470 empleados de la sede de Osnabrück de la compañía.

Karmann tomó esta decisión porque estima que no puede cumplir con las obligaciones de la deuda. “La falta de ventas, que superó todos las planes, condujo a que el plan social acordado con los representantes de los trabajadores ya no resulte financiable”, sostuvo.

Por su parte, la automotriz alemana Daimler se prepara para un mal año tras un primer trimestre con “resultados claramente negativos”, y se propone un drástico plan de ahorro para afrontarlo.

Te puede interesar

Escribe un comentario