Los valores más originales en bolsa

Rentabilizar los ahorros a través de los valores más originalesUna de las grandes ventajas que conlleva operar en renta variable es que puedes comprar acciones de diversa naturaleza. Desde petroleras a bancos, pasando por las tecnológicas. Todas cotizan en los parquets bursátiles de todo el mundo, prácticamente sin excepción. Es cierto que la mayoría proviene de sectores tradicionales, de los de toda la vida, y que tus padres compraban para rentabilizar sus ahorros hace algunas décadas.

Los cambios también han llegado al mundo de la bolsa, y sectores que hasta hace pocos años eran inimaginables que cotizasen, ahora lo hacen regularmente. La oferta ha crecido de tal forma, que actualmente puedes decantarte por valores ciertamente originales, o al menos innovadores. No obstante, es conveniente que los conozcas en profundidad, para que en un momento determinado puedas operar en ellos, y sacarles unas jugosas plusvalías que sirvan para darte un capricho a través de sus beneficios. 

Asimismo, pueden ser igualmente rentables que los valores más convencionales, en eso no hay diferencias sustanciales. De lo que se trata es que los conozcas y amplíes tus oportunidades cada vez que decides invertir tus ahorros en los mercados bursátiles. Serán alcistas o bajistas, no por sus especiales características, sino por los resultados empresariales que presenten cada trimestre, pero especialmente por el aspecto técnico en la cotización de sus precios. Desde esta perspectiva siguen siendo valores completamente convencionales.

Desde este curioso escenario, se te abren muchas alternativas, más de las que podías imaginarte al principio. Ya no te tendrás que limitarte a comprar acciones de Telefónica, Repsol o Iberdrola. Algunas te sorprenderán, en otras te costará creerlo, y en cualquier caso no te pasarán inadvertidas. Ni aun siendo un inversor experimentado que opera regularmente en estos mercados. Para ayudarte a conseguir tus objetivos, en este artículo tendrás algunas propuestas para detectar los valores más curiosos de la bolsa.

Clubes de fútbol: en función que entre el balón

Los inversores también pueden invertir en sus equipos de fútbol favoritosYa no solamente podrás alegrarte con los goles de tu equipo favorito, sino que además podrás obtener un rendimiento económico con ellos. Te preguntarás, de qué forma. Pues bien sencillo, comprando acciones de algunos de ellos. Aunque no lo sepas, es una posibilidad que lleva implantada en los mercados financieros desde hace algunos años. Solamente tendrás un serio inconveniente, y es que deberás acudir a los mercados bursátiles del extranjero para afrontar estas operaciones.

De momento, en la renta variable española no podrás ejercer estas operaciones. Si al leer esta información te entran ganas de comprar acciones del Real Madrid, Fútbol Club Barcelona o Atlético de Madrid, mejor será que desistas. Ningún equipo nacional cotiza en bolsa, ni en los mercados alternativos. Tendrás que esperar todavía unos pocos años para ver cumplido tu deseo. Solamente te quedará el recurso de ganar algo de dinero a través de las apuestas que hagas en las plataformas para el juego que están implantadas de forma mayoritaria en nuestro país. Pero nada más.

Pero si eres un aficionado empedernido de este deporte, se te abrirán las puertas para que inviertas tu dinero en los clubes más afamados de otros países. No en vano, en las principales plazas bursátiles europeas (Alemania, Italia, Gran Bretaña, Dinamarca, y hasta Portugal) sí que es posible que realices estas operaciones. Equipos tan afamados como Borussia Dortmund, Galasataray, Oporto, Manchester United o Juventus cotizan en sus respectivos mercados bursátiles.

No creas que estas inversiones se rigen por las mismas condiciones que las empresas convencionales. Por supuesto que no, y si bien en éstas, las cuentas empresariales, movimientos corporativos o sus resultados trimestrales juegan un papel determinante para fijar sus precios. En los equipos de fútbol es bien diferente, ya que la consecución de un título o el fichaje de una gran estrella del balón pueden generar implicar generosas y amplias plusvalías. Y al contario, su eliminación de una competición, podrá hacerte dejar muchos euros por el camino.

Son valores muy volátiles que se dejan arrastrar, más por los sentimientos que por otras variables más objetivas. Con una diferencia entre sus precios máximos y mínimos muy elevada, que las hacen muy apetecibles si tu deseo principal es desarrollar operaciones en la misma sesión bursátil. No en vano, sus diferencias pueden alcanzar hasta el 20%, incluso más en algunas situaciones excepcionales.

Mercado alternativo, con toda una amalgama de valores

Los mercados alternativos son otra opción para rentabilizar los ahorros Si deseas realizar operaciones en renta variable en el mercado nacional, tienes una opción en un ramillete de compañías – de las que seguramente no has oído hablar nunca – que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Representan a todos los sectores empresariales, pero es en los nuevos nichos de negocio donde están más representadas: nuevas tecnologías, internet, bioquímicas y negocios digitales son algunas de ellas.

La oferta es realmente muy amplia (Carbures, Eurona, etc.). Se trata de pequeñas empresas que cotizan en este mercado para financiar sus negocios, y que basan su presencia en los mercados, más que a través de realidades empresariales, por las expectativas que crean sus líneas de negocio. Este es uno de los motivos por los cuales muestran oscilaciones en su cotización más virulentas de lo normal. Tanto es así, que se disparan en un 20%, como al día siguiente corrigen sus precios con la misma intensidad.

Si quieres tomar posiciones en alguno de estos valores, deberás conocer que casi todos son muy especulativos. Puedes conseguir rendimientos muy altos, más que en otros índices, pero también  perder una parte importante de tu capital. Debido a esta característica, no son recomendables para todos los inversores, sino que al contrario, los más experimentados son los que parten con mayores ventajas para conseguir sus objetivos.

La poca liquidez que conllevan sus títulos hace que se negocien muy pocos en cada sesión bursátil. Y hasta que tengas ciertas dificultades para entrar o salir de los mercados, precisamente por esta aportación que presentan estos valores. Si a pesar de todo, te atrae la idea de contratarlos, ármate de paciencia, pero sobre todo, tomate algún relajante porque tendrás unas sensaciones muy fuertes ante las oscilaciones en sus cotizaciones.

Valores vinícolas, un poco de glamour a tu cartera

El vino ya no es solamente un placer, sino una alternativa en la inversión Puede que seas un amante de los muchos caldos que hay en el mundo, pero quizás desconozcas también sus bodegas cotizan en bolsa. A diferencia de la anterior propuesta, son empresas de gran firmeza bursátil, que raramente desarrollan movimientos bruscos en su cotización. Es más, ofrecen una amplia estabilidad, con rendimientos en sus precios en torno al 5% o 10% anual. Y que cuentan con la predilección de los inversores más defensivos.

En España están representados por Bodegas Riojanas, Barón de Ley y algunas más. No obstante, su oferta en el extranjero es más potente, especialmente en los mercados norteamericano, francés e italiano. Se trata de una valor seguro, que raramente producen pérdidas importantes, y que dependen del consumo de esta bebida.

Si te gusta el vino, a partir de ahora tampoco tendrás excusa para decantarte por alguno de sus productores, y rentabilizar tus aportaciones de esta manera tan original, pero a la vez, productiva. Constatando, en cualquier caso, que es solamente una opción de inversión que tienes en tus manos, y solamente en las situaciones en que su tendencia sea favorable podrás incluirlos en tu cartera de valores, como si de otro valor se tratase. No en vano, no hay muchas diferencias con respecto a estos.

¿Cómo operar con estos valores?

Debido a sus especiales características, tus actuaciones no serán las habituales, sino que necesitarán de unos filtros necesarios para protegerte de posibles actuaciones no deseadas que perjudiquen sus intereses. No porque sean acciones originales, o cuando menos alejadas de los cánones convencionales, deberás apartarlas de tu estrategia en bolsa.

Pero sí que al menos deberás tener presente todas sus peculiaridades, que son muchas en cada caso, y que requerirán de un tratamiento específico para dirigir tus operaciones con mayor éxito con el objetivo prioritario de alcanzar tus objetivos. Y que se podrían resumir en los siguientes consejos que se apuntan en un decálogo de buenas intenciones.

  1. No inviertas tu dinero por el mero hecho que sean valores originales, o por lo menos diferentes, ya que puede llevarte a una situación poco propicia para tus intereses.
  2. Si piensas que puede ser una oportunidad para obtener generosos beneficios, no lo dudes, inténtalo pero sabiendo de antemano que son compañías con una singularidad propia.
  3. En muchos escenarios, su elección puede servir como complemento para conformar tu cartera de inversión con mayor flexibilidad, pero bajo aportaciones económicas no excesivamente elevadas.
  4. Deberás conocer el sector en donde están integrados sus títulos, si realmente deseas que tu operación se canalice correctamente, y bajo unos márgenes de objetividad mínimos para conseguir los objetivos.
  5. Será altamente recomendable que protejas la inversión, a través de las herramientas que los mercados ponen a tu alcance: ordenes stop loss, vigilancia de soportes y movimientos de sus títulos, entre otras estrategias.
  6. Recuerda que no tienes ninguna obligación de tomar posiciones en estas empresas, sino que tan solo es una alternativa adicional que dispones en los mercados de renta variable, sin más.
  7. Es cierto que puedes acumular un patrimonio más que considerable si las contratas, pero a cambio las pérdidas pueden penalizar excesivamente tus cuentas personales, si la inversión no se desarrolla conforme a tus intereses.
  8. Si tu intención final es buscar una estabilidad en su cotización, mejor será que desistas de estas empresas, y desvíes tus aportaciones hacia otros valores más seguros.
  9. Originalidad no es sinónimo de mejor rendimiento, y esta norma debe regir tus actuaciones en los mercados bursátiles a partir de ahora, ni utilizarlas como pretexto para ganar más dinero.
  10. Y finalmente, piensa que se trata de acciones que pueden ser manipuladas con mayor facilidad por las manos fuertes de los mercados (grandes inversores), al negociarse sus precios con muy pocos títulos.
Te puede interesar

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario