Los sherpas hacen huelga por primera vez en su historia

Sherpas

El pasado viernes amanecíamos con una trágica noticia: una avalancha de nieve en el monte Everest acababa con la vida de al menos trece sherpas, mientras otros tres siguen desaparecidos. Es el peor accidente de la historia de la escalada y una de las mayores desgracias para las comunidades sherpas. Este grupo étnico, como todos sabéis, trabaja en la montaña y sirve a los escaladores que pretenden llegar a la cima de este coloso del Himalaya.

A raíz del accidente muchos sherpas han comenzado a demandar mejores salarios y mejores condiciones de trabajo, amenazando incluso con ponerse en huelga. Alrededor de 400 sherpas trabajan en el campamento base del Everest durante la temporada de escalada que dura unos dos meses. Su sueldo apenas sobrepasa los 125 dólares por ascenso, aunque algunos consiguen ganar algo más y al final de temporada se hacen con unos cuatro mil dólares (el salario medio en Nepal es de 700 dólares).

Si lo comparamos con un guía occidental la diferencia es alarmante. En una temporada de escalada este puede ganar fácilmente los 75.000 dólares.

El trabajo de los sherpas es realmente difícil y peligroso. Establecen campamentos, llevan gran parte del equipaje y, por lo tanto, corren un mayor riesgo que el resto de la expedición. La mayoría de las empresas extranjeras que los contratan lo que buscan precisamente es eso, alguien que haga el trabajo duro y a un precio muy, muy económico. Saben que si contratan a un guía que no sea sherpa tendrán que pagarle muchísimo más.

A lo largo de la historia la tasa de mortalidad de los sherpas ha sido muy elevada. De cada 100.000, cuatro mil han perdido la vida en la montaña. Curiosamente el riesgo para los escaladores occidentales se ha reducido considerablemente en los últimos años.

Tres días después de la tragedia en el Everest los sherpas propusieron por primera vez en su historia una huelga que podría echar por tierra las más de 300 expediciones que tienen previsto ascender al Himalaya durante esta temporada. Entre sus demandas están el pago inmediato de más de 400 dólares a las familias de las víctimas, cubrir el gasto médico de los heridos y una indemnización de cien mil dólares a los que ya no podrán seguir trabajando más en la montaña a consecuencia de sus lesiones.

Asimismo quieren un aumento de salarios y una serie de beneficios si una expedición suspende una escalada ya contratada (los sherpas no cobran nada si una expedición se suspende), además de una exhaustiva revisión de las pólizas de seguros, que a día de hoy son muy bajas.

El gobierno nepalí ha respondido ya a muchas de estas peticiones. Se ha comprometido a pagar los 400 dólares a las familias de las víctimas y a estudiar el resto de propuestas. Los sherpas aún no han levantado su huelga, ya que no hay todavía acuerdo con los salarios ni con el pago de seguros. Lo cierto es que su lucha no debe quedar en balde.

 

 

Te puede interesar

Categorías

Noticias

Jose Manuel Vargas

Me llamo José Manuel, soy de Jerez de la Frontera pero en la actualidad vivo en Narón (A Coruña). Licenciado en Filología Hispánica, he... Ver perfil ›

Escribe un comentario