Los problemas de Rusia ya vienen de lejos

Putin

Los rusos están contentos con su presidente, Vladimir Putin, tras la reciente anexión de Crimea. Sin embargo no parecen ser conscientes de que su economía tiende a ir a peor. Y no por culpa de los últimos acontecimientos políticos y las posibles sanciones de la comunidad internacional, no. Rusia ya viene padeciendo problemas desde hace unos años con una inflación en aumento, el estancamiento del rublo, el hundimiento del mercado de valores y la creciente salida de capital del país, entre otros factores.

Para colmo ahora hay que absorber nuevos costos, los que se producen con la anexión de Crimea, que curiosamente se han enmascarado para el pueblo, envuelto en un fervor patriótico que nos les deja ver más allá. ¿Cuánto tardarán en salir a la luz? A la velocidad que están subiendo los precios y se están estancando los salarios en Rusia no creo que tarden demasiado.

Antes de que sucediera todo este episodio de Crimea y la imposición de sanciones por parte de los principales líderes mundiales, la economía rusa sufría un periodo de estanflación (estancamiento de la economía y un ritmo de la inflación en aumento) y un desempleo cada vez más elevado. Menos mal que este último aún sigue siendo bajo, aunque no por mucho tiempo si las cosas siguen igual que hasta ahora.

En las últimas semanas tanto los bancos rusos como los internacionales han reducido sus proyecciones de crecimiento económico para el 2014, habida cuenta de que según algunas versiones en lo que va de año ya han salido del país más de 70.000 millones de dólares. El Banco Mundial ha pronosticado que la economía de Rusia puede contraerse un 1,8% si Occidente le impone más sanciones (incluso creo que sin ellas a la vista de que el principal índice bursátil ruso cayó un 10% en marzo pasado).

Las consecuencias de la política exterior de Putin pueden estrangular el crecimiento de la economía rusa durante el resto del año. Rusia tiene en estos momentos un exceso de confianza en los ingresos generados por el petróleo y el gas natural. La población vive en un clima de euforia generado por la reciente absorción de Crimea. Pero dentro de poco va a comenzar a ver las consecuencias e imagino que no con muy buenos ojos.

Te puede interesar

Escribe un comentario