La valentía de estar presente durante la crisis financiera

 

En un escenario normal en tiempos de bonanza económica, las empresas publicitan sus productos o servicios, destinan un porcentaje de su presupuesto a difundir su marca, y luego aguardan el retorno en ventas. Bien, hasta aquí el esquema principal de cómo funciona muy básicamente una empresa en cuanto a sus ventas.

Pero qué ocurre cuando llega la crisis financiera y nosotros –léase una pequeña o mediana empresa, una gran compañía o nuestro emprendimiento- decidimos ahorrar dinero y recortar fondos. Generalmente, el primer departamento afectado por el recorte es el de la publicidad. Pues la mayoría cree que en tiempos de crisis económica, el público no consume, gasta menos dinero y, por ende, no es necesario perder dinero en publicitar lo que no se va a vender.

Pues bien, grave error. ¿Por qué? Porque si en etapas de crecimiento, todos publicitan y a la vez todos buscan diferenciarse del resto de la competencia, qué mejor que aplicar esto cuando nadie publicita o reduce su presencia.

Cuando llega una temporada donde los índices económicos serán críticos, no existe mejor alternativa que salir a comunicar en ese momento. Primero, porque seremos los únicos con mayor presencia que el resto de la competencia. Segundo, porque aplicaremos una recordación de marca mucho mayor que las demás compañías y tercero –lo más importante- está comprobado según informes de agencias de consultoría, que aquellas empresas que hacen publicidad en tiempo de crisis, registran un mayor nivel de ventas una vez reactivado el consumo.

Por eso mismo se necesita de una cuota de audacia para aplicar estas estrategias, pues habrá que destinar presupuesto en crisis, mantenerlo, y disfrutar de sus dividendos en un futuro. Eso, es apostar a más.

Te puede interesar

Escribe un comentario