La rutina de los ciclos económicos

La historia de la economía mundial ha brindado sobradas muestras de que la economía, tanto de un país como la que gobierno el mundo, está regida por una serie de ciclos, que se van repitiendo a lo largo de las décadas.

Es muy común observar cómo en algunos países hay ciclos de bonanza económica que puede durar, aproximadamente, 10 años, y luego de este período comienza un ciclo de recesión, una posible deflación y, posteriormente, un lento camino hacia la recuperación financiera.

A veces puede durar menos, otras más, pero los ciclos generalmente se dan así. La crisis del ‘30 estaba precedida por una excelente era de prosperidad económica en todo el mundo, pero el estallido y la caída de Wall Street generó un efecto en las principales plazas bursátiles del mundo que devino en una de las más drásticas épocas de pobreza.

Hoy, la crisis desatada nuevamente en Norteamérica con la burbuja hipotecaria, dio fin a varios años de economías en crecimiento, y dio inicio a un período de recesión nunca imaginados en potencias como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, España y demás naciones de todos los continentes.

Quizá, la diferencia de este ciclo económico como el de la década del ’30, es que en esos años los gobernantes imponían el sentido común, el trabajo y los valores para realmente alejarse de la crisis.

Hoy, los intereses de las corporaciones financieras, los acuerdos de los gobiernos con los principales centros de poder, y la interminable capacidad para querer generar riqueza, hace que esta crisis parezca comenzar y no tener un final que se observe en el horizonte. Se ha modificado algo fundamental en la vida: los valores.

Los valores, también en la economía, son determinantes para modificar el rumbo de la historia.

Te puede interesar

Escribe un comentario