La inflación de enero de EEUU fue del 0,4%; superó las previsiones de los analistas.

Ben Bernanke

Más noticias malas se reciben desde el mercado norteamericano e implican más dolores para la pelada cabeza del presidente de la FED Ben Bernanke. Los precios en el mes de enero se elevaron en un 0,4%, que superó levemente las expectativas de los analistas quienes preveían una inflación del 0,3%.

Más allá de que la realidad no este tan lejos de las previsiones es sin duda un golpe psicológico importante para quienes llevan a cabo la política monetaria norteamericana. Mientras la inflación anualizada llegó a 4,3%, la FED bajó durante el mes de enero 1,25% las tasa de interés.

La inflación podría resentir el crecimiento económico y hacer más pronunciada la desaceleración. Es que la suba de precios no sólo es una derivación ya de los precios alimenticios y de los energéticos. Una nueva baja de los tasas de interés, estrategia que ha mantenido la FED para paliar los efectos de crisis del sector de la vivienda, podría repercutir aún más en el ya preocupante valor que tiene la inflación.

Por lo que las autoridades de la FED tendrían que tener más cuidado al usar su arma preferida (los recortes en las tasas de interés) para no alimentar su otro gran problema, la inflación.

A esto se le suma que la gestión de Bernanke es cada vez más discutida y los indicadores de confianza de los empresarios y los consumidores de la economía norteamericana también están a la baja.

VIA – REUTERS
 

Te puede interesar

Escribe un comentario