La importancia de construir tu propio futuro

mi-futuro

Hace ya algo más de un año que decidí emprender una aventura empresarial dándome de alta como autónomo en España para tratar de buscarme y construirme mi propio futuro. No le diré a nadie que ha sido un camino de rosas o que haya sido fácil, casi diría que ha sido todo lo contrario, pero si para algo me ha servido es para poder trabajar para mí, sin rendir cuentas a nadie, y siendo responsable del control de tus actividades en todo momento.

Trabajar por cuenta ajena siendo autónomo es algo ciertamente arriesgado debido a que cada mes, factures mucho o poco, debes hacer frente a muchos gastos que en ocasiones te llegan a ahogar de forma irremediable. Además, tal y como me sucedió a mí, unas vacaciones donde ya de por sí no generas ningún ingreso, pueden acabar siendo tu peor pesadilla. Por suerte desde que esta “aventura del autónomo”, como yo la llamo, comenzó, he contado con la ayuda de la herramienta “Construye tu propia historia” de AXA.

Los autónomos en España estamos expuestos a casi todos los riesgos que cualquier persona puede tener, pero además también a los que cualquier trabajador tiene a diario. Por todo ello resulta totalmente imprescindible tomar todas las precauciones necesarias, a pesar de que estas nos cuestan en ocasiones grandes cantidades de dinero, que se deben de sumar a las que cada mes debemos de pagar al Estado.

construye-futuro

Gracias a esta herramienta de AXA he podido cubrirme de posibles percances y situaciones difíciles, que a pesar de que esperaba que nunca llegaran a pasar, terminaron por suceder. Y es que en unas vacaciones un mal salto en la piscina terminó por llevarme al hospital donde me diagnosticaron una rotura total de varios huesos del brazo. Podríamos decir que el peor mal para un redactor de contenidos es no poder utilizar sus brazos y manos para escribir.

Mi incapacidad laboral se saldó con casi 2 meses sin poder realizar ningún tipo de trabajo y con unos ingresos que no alcanzaban para hacer frente a ninguna de mis obligaciones. Por suerte el seguro que había contratado con esta reconocida compañía, gracias a la herramienta “Construye tu propia historia”, me sirvió para no adentrarme en una cueva financiera de la que difícilmente hubiera podido salir.

Mi seguro de incapacidad laboral con un capital asegurado de 60 euros por día me costaba casi 40 euros mensuales, que cuando no sufres ningún problema parece una auténtica barbaridad, pero que el día que sufres un percance te parecen ridículos.

Ser autónomo en España a día de hoy es una aventura para personas valientes y atrevidas, pero además, un autónomo debe ser previsor y cauteloso con todo o casi todo lo que le rodea. Mi recomendación es que antes de emprender cualquier aventura te asegures de que nada vaya a salir mal y cúbrete las espaldas todo lo que puedas, por si aún con todo algo sale mal. Yo por suerte tenía todo más o menos bien cubierto y no supuso el final de mis días como autónomo, pero perfectamente de no haberlo hecho así estaríamos hablando hoy de otra cosa muy diferente.

Te puede interesar

Escribe un comentario