La esclavitud moderna, un problema económico y moral

Esclavitud

Más de una vez me han llamado demagogo por hablar de esclavitud en el S.XXI. Por lo visto hay gente que considera disparatado usar ese término, incluso algunos llegan a parecer ofendidos. La evidencia es que este tipo de gente debe de poner los pies en el suelo y ayudar a poner fin a un problema que lejos de extinguirse parece estar en auge, por mucho que ofenda decirlo.

Lo más probable es que desde una visión egoísta, se pueda llegar a considerar que el problema es ajeno, que únicamente afecta al tercer mundo, pero nada más lejos de la realidad; el informe publicado por la ONG ”Walk Free” dice que aunque en Europa tengamos el más bajo porcentaje de esclavitud, todavía son cerca de 566.200 las personas sometidas a explotación sexual o económica. Más de medio millón de personas en un lugar ”desarrollado” es una cifra cuanto menos, a tener en cuenta.

Se trata de un problema que incumbe principalmente a la economía, como ciencia encargada de la distribución de los recursos pero cuya solución trasciende a todas las capas de la sociedad, porque todos somos consumidores.

En este época en la que parece estar en auge el consumo responsable, debemos actualizar nuestras exigencias a empresas y gobiernos. En un sistema basado en el consumo voluntario de bienes y servicios donde la oferta es amplia, las exigencias han de ser también amplias tanto en el aspecto medioambiental como humanitario.

Es común pensar en el sector textil cuando se habla de esta esclavitud moderna, y si bien es cierto que en este sector el uso de mano de obra barata y esclava está bastante generalizado, la esclavitud está presente en todos lados; recientemente en Reino Unido, el Ministerio británico de interior informó de que cerca de 13.000 personas están en situación de esclavitud, allí destacan las mujeres forzadas a trabajar en la prostitución, en instalaciones agrícolas, fábricas o barcos pesqueros.

Con la crisis económica, en España también conocemos lo que es la esclavitud. Según Walk Fundation un 0,013% de la población, cerca de 6100 personas son esclavos modernos en nuestro país. Y en un contexto de un 53,8% de paro juvenil, ya son muchos los jóvenes en busca de un trabajo para poder obtener sus primeros ingresos. Trabajos precarios aceptados por necesidad.

Acabemos ya con este problema humano potenciado por gente falta de moral; subamos nuestras exigencias como consumidores y como ciudadanos. Dejemos de ser cómplices de esta desgracia.

Te puede interesar

Categorías

Empleo

Alejandro Vinal

Mi nombre es Alejandro Vinal, tengo 18 años nací en Orihuela (Alicante) pero ahora vivo en Oviedo (Asturias). Estudio economía en la... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   José Manuel Mercado dijo

    Excelente comentario o sobre una dolorosa verdad,

Escribe un comentario