La economía europea puede verse afectada con las sanciones a Rusia

Sanciones a Rusia

La Unión Europea ha aprobado hoy un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, recrudecidas tras la tragedia aérea del vuelo de Malasian Airlines derribado con un misil en territorio ucranio. Una medida con la que Europa acusa directamente a Moscú de apoyar a los rebeldes separatistas. Las nuevas sanciones se dirigen especialmente a los bancos de propiedad estatal rusa, a algunos oligarcas rusos en particular y restringen la venta de armas y otros productos tecnológicos.

Los países europeos lanzan estas sanciones al mismo tiempo que Estados Unidos para que la acción conjunta sea mucho más directa sobre el Kremlin. Los líderes políticos de Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia acordaron directamente con el presidente Obama el paquete de sanciones. El secretario de estado norteamericano, John Kerry, ha solicitado a los separatistas un alto el fuego inmediato para llegar a un acuerdo de paz y retirar las sanciones.

Rusia no da marcha atrás en sus intenciones, después de que en los últimos días haya reforzado su presencia militar a lo largo de la frontera con Ucrania. Estas sanciones representan una prueba fehaciente de la capacidad de la Unión Europea para actuar con decisión en esta crisis de política exterior. Ahora la presión internacional la tiene el presidente ruso, Vladimir Putin, quien observa desde Moscú como tanto Europa como Estados Unidos y sus aliados pretenden aislar Rusia.

Pero Putin, respaldado por la opinión pública de su país, no ha mostrado ninguna intención de dar marcha atrás. Moscú ha tildado estas nuevas sanciones de amenazantes y poco amistosas, dejando caer que podrían acarrear peligrosas consecuencias para aquellos países que tienen vínculos estrechos con Rusia a través de los suministros energéticos.

En Londres, el gigante petrolero BP, que posee el 19,75% de la petrolera estatal rusa Rosneft, ya ha advertido hoy a los inversionistas que cualquier futura erosión en su relación con su socio ruso por mor de estas sanciones económicas podría significar un impacto negativo en los objetivos comerciales y estratégicos y en el nivel de ingresos de ambas compañías. Algo de lo que ya vienen avisando algunas empresas europeas.

Sin ir más lejos, la Federación Alemana de Ingeniería ha comunicado hoy que sus ventas a Rusia cayeron un 20% en los cinco primeros meses del 2014 con respecto al año pasado. La simple amenaza de sanciones ha llevado a muchos fabricantes alemanes a perder contratos con clientes rusos. Bruselas, sin embargo, asegura que con este paquete de sanciones la economía europea no se verá resentida en absoluto.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario