La economía de Siria durante la guerra

Siria

La guerra civil en Siria ha causado estragos en la economía del país. La situación es mucho más que alarmante y no logrará equilibrarse sino en décadas. La población centra sus esperanzas en buscar artículos de primera necesidad como alimentos y combustible. Ahora mismo no hay miras más allá.

El PIB ha caído casi un 40% desde el 2010, un año antes de que comenzara la guerra. La producción se ha paralizado prácticamente por completo y el régimen se ha visto sacudido por enormes y severas sanciones internacionales. Sin embargo, y a pesar de todo esto, la economía de Siria ha evitado por ahora el colapso total gracias a la estabilización de la moneda y la próxima ayuda financiera de Rusia e Irán, sus principales aliados. Hay grandes sectores de la economía siria que han dejado de producir y muchos analistas y financieros sirios han abandonado el país. Los robos y los secuestros se han convertido en muchos casos en la fuente de ingresos de muchas familias y muchos empresarios se han beneficiado de la guerra. Más de 140.000 personas han muerto desde el 2011 y casi la mitad de la población siria está desplazada de sus lugares de orígenes.

La economía de Siria, por tanto, se ha convertido en una economía de guerra. Siria es un campo de batalla en todos los frentes. La tasa de desempleo está en estos momentos en el 50% y la mitad de la población vive ahora por debajo del umbral de la pobreza, con más de cuatro millones de personas en la pobreza extrema. La producción de petróleo ha caído un 96%, pasando de 385.000 barriles diarios a solo 14.000.

Lejos quedan ya aquellos tiempos en los que el 90% del petróleo que llegaba a Europa procedía de Siria. La producción es demasiado escasa incluso para satisfacer las propias necesidades del país, por lo que debe gastar mucho dinero en importaciones. En este sentido Irán y Rusia serán dos países claves para apuntalar la economía siria. Gracias a ellos aún logra mantenerse en pie.

A largo plazo las perspectivas para Siria siguen siendo oscuras y sombrías. En el caso de que acabara la guerra hoy mismo, la situación no volvería a normalizarse sino hasta dentro de unos años. El país ha entrado en un túnel larguísimo del que tardará mucho en salir. Imagen – Los Trajines de la Actualidad

Te puede interesar

Escribe un comentario