La economía de la eurozona sigue sin avanzar

Eurozona

Buena parte de los gobiernos del Viejo Continente aseguran lo contrario, pero lo cierto es que los números siguen demostrando que la recuperación económica de la eurozona no marcha a la velocidad adecuada. Sin ir más lejos, aquí va otro ejemplo más que así lo atestigua: la producción industrial cayó bruscamente durante el pasado mes de mayo, con el sector de la energía como único balance positivo.

La producción de los 18 países que conforman la eurozona cayó concretamente un 1,1%, tras una subida del 0,7% en abril (datos registrados por la Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea). Unas cifras que poco o nada tienen que ver con las estimaciones que los principales gestores políticos tenían pensado para Europa durante este 2014. La recuperación de la economía, por tanto, sigue en un proceso bastante lento.

Si nos fijamos precisamente en el mismo periodo del 2013, la producción solo ha crecido un 0,5%, aunque las principales empresas aseguran que son números que se ajustan a las perspectivas del mercado. Pero lo cierto es que la recuperación de la zona euro sigue encontrando múltiples baches a su paso por mucho que nos quieran maquillar la situación. Ya han salido al paso algunos analistas que han determinado que este balance negativo se ha producido por la gran cantidad de días festivos que hubo en mayo.

La producción de alimentos y cosméticos lideró la caída, con una bajada del 2,2%, mientras que solo se salvó el sector energético, con una subida del 3%, mucho mejor que en abril cuya producción se incrementó en un 1,2%. El hecho de que solo un sector de la producción industrial haya acabado mayo en números positivos redunda en el hecho de que la recuperación económica es mucho más débil de lo que apuntan los gobiernos.

La producción industrial de las tres economías más grandes de la zona euro, Alemania, Francia e Italia, sigue cayendo mes a mes. Alemania cayó en mayo un 1,4%, los peores números desde mayo del 2013; Francia un 1,3%, el peor resultado desde junio del 2013; e Italia descendió un 1,2%, la marca más negativa desde noviembre del 2012. La debilidad alemana, por ejemplo, es mucho más preocupante, teniendo en cuenta que no hay otra economía en Europa que en estos momentos pueda tomar el relevo.

En resumen, aún falta mucho para poder hablar de crecimiento económico en la zona euro y en los países que forman parte de ella. La recuperación es muy lenta y alterna meses positivos con negativos. No se consigue todavía encontrar la racha perfecta.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario