La economía de Estados Unidos se estanca al comienzo del 2015

Estados Unidos

La economía de Estados Unidos se ha estancado en los tres primeros meses del año, creciendo a una tasa anual de tan solo el 0,2%. Una cifra de crecimiento realmente muy inferior a la que presagiaban las expectativas, ya que los analistas habían pronosticado a estas alturas que dicho crecimiento se situaría alrededor del 1%.

Se empiezan, por tanto, ahora a discernir cuáles han podido ser los motivos que han llevado a esta desaceleración en la economía estadounidense. El crudo invierno, los bajos precios del petróleo con los que luchan las empresas de energía, la reducida inversión, la fortaleza del dólar que ha perjudicado notablemente a las exportaciones (han caído un 7,2%), la huelga de trabajadores portuarios de la Costa Oeste…

Sin embargo, el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha vaticinado que durante el segundo trimestre del año la situación mejorará ostensiblemente.

Lo cierto es que es bastante curioso el movimiento que ha tenido el dólar en los últimos meses. Si bien ha alcanzado el nivel más alto en los últimos diez años, esto ha motivado que se haya visto afectada la capacidad de los exportadores para vender sus productos en el extranjero. A excepción de las exportaciones de servicios, que continuaron creciendo en torno al 7,3%.

Sin embargo, un dólar fuerte ayuda al consumo y las importaciones, que registraron un crecimiento positivo del 1,8%. En otras palabras, un dólar fuerte hace que las importaciones sean más baratas y que el aumento de los precios no sea tan elevado.

El clima inusualmente frío de este invierno estadounidense también ha afectado, según los analistas, al crecimiento económico. Se estima que ha podido incidir hasta en medio punto porcentual, ya que en numerosas ocasiones ha motivado el cierre de aeropuertos, la imposibilidad de circular por las carreteras y el que miles y miles de personas no hayan podido acceder por días a sus puestos de trabajo. Sin ir más lejos, el frío invierno ha significado especialmente la desaceleración en el sector de la construcción.

Además, hay que reseñar que el gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, se desaceleró a un 1,9% (una cifra demoledora si se compara con el crecimiento del 4,4% en el último trimestre del 2014).

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario