La crisis financiera y la crisis laboral

Las consecuencias de la crisis financiera inciden, puntualmente, en cada país y de acuerdo a la fortaleza o debilidad de su propia economía. Pero en esta ocasión, más allá del bienestar o no de sus cuentas, la principal y más importante consecuencia es el empleo. Y según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se acelera la pérdida mundial de empleos financieros.

Por ejemplo, los números muestran que desde agosto de 2007 hasta febrero de este año se han perdido 325 mil puestos de trabajo en el sector de las finanzas, con dos ciudades más castigadas como Nueva York y Londres. ¿Por qué motivo? Pues porque en ambas ciudades residen las principales corporaciones financieras del planeta.

Según las previsiones de la OIT, los índices irán en aumento a medida que avance la crisis financiera, puesto que el 40 por ciento de los empleos eliminados se relacionan directamente con el inicio de la crisis global. Además, se estima que el sector de los grandes bancos privados podría ingresar en una tendencia de reducción drástica, pues la mayoría de ellos han sido nacionalizados a la fuerza para evitar su desaparición del sistema a causa de las quiebras insalvables.

Pareciera ser que el mundo de las finanzas ingresó en una de sus etapas más críticas, aunque lamentablemente y una vez más, llevó consigo a las más indefensas víctimas: el empleo.

Te puede interesar

Escribe un comentario