La crisis en EE.UU. se llevó un nuevo banco

El damnificado en esta ocasión es el Silver State Bank, el undécimo que quiebra en lo que va del año en Estados Unidos.

El cierre de esta institución, con activos por 2.000 millones de dólares y 17 filiales en Arizona y Nevada, podría tener injerencia directa en la campaña presidencial de cara a las elecciones de noviembre.

Es que uno de los hijos del candidato republicano, John McCain, formaba parte hasta hace poco del consejo de administración y era responsable, entre otros, de supervisar sus finanzas.

Andrew McCain, de 46 años e hijo adoptivo del primer matrimonio del aspirante a sucesor de George Bush, dimitió de su cargo en el banco el 26 de julio “por motivos personales”.

Te puede interesar

Escribe un comentario