La crisis del alquiler de viviendas en Estados Unidos

Casa en Estados Unidos

Una gran mayoría de estadounidenses no pueden hacer frente hoy en día al alquiler de una vivienda. Los precios son cada vez más altos y buena parte de este problema tiene que ver especialmente con el juego de la oferta y la demanda. Millones de ciudadanos perdieron sus casas durante la crisis hipotecaria, por lo que se vieron en la necesidad de entrar de lleno en el mercado de los alquileres. En el 2004 un 31% de norteamericanos vivía de alquiler. Hoy la cifra es del 35%.

Evidentemente cuanta más gente ha entrado en el mercado del alquiler más han subido los precios, ya que el número de viviendas no ha crecido para satisfacer esa ingente demanda. Junto a la crisis hipotecaria, el colapso financiero y la recesión trajeron consigo el aumento del desempleo y, por tanto, la bajada de los ingresos. Buena parte de esos millones de norteamericanos se las vieron y se las desearon para poder hacer frente a un alquiler.

Por si todo esto no fuera suficiente, los republicanos han recortado aún más el gasto para los programas federales, incluyendo las ayudas para acceder a una vivienda. Casi todos los programas de ayudas del gobierno han tenido recortes de fondos en los últimos años, sobre todo aquellos destinados para la gente con menos recursos. En el 2013 unas 125.000 familias perdieron alguna ayuda para el alquiler, cuando en los años anteriores no había sido así.

No hay que ser muy ducho en la materia para saber que cuando se combina la escasez de viviendas en alquiler con los bajos ingresos y la falta de ayudas del gobierno nos queda una situación que ha sido calificada en Estados Unidos como la mayor crisis de alquiler de viviendas de la historia del país. La proporción de hogares que gastan más de un tercio de sus ingresos en el alquiler ha crecido un 12% desde el año 2000.

Hoy en día la mitad de los norteamericanos que viven en régimen de alquiler pagan más del 30% de sus ingresos mensuales en la vivienda, mientras que hay un 28% que paga más de la mitad de su salario al mes. Los precios oscilan entre los 1.956 dólares de San Francisco a los 700 dólares de Lincoln, una de las ciudades más baratas de Estados Unidos. En Washington, por ejemplo, se paga una media de 1.469 dólares de alquiler, 1.454 en Boston, 1.440 en Nueva Nork o 1.398 en Los Angeles.

El Gobierno de Obama está centrando buena parte de sus esfuerzos en paliar este grave problema. Hasta ahora todas las iniciativas no han sido suficientes para frenar esta crisis. A día de hoy millones de norteamericanos siguen sin poder acceder ni tan siquiera al alquiler de una casa.

 

 

Te puede interesar

Categorías

Vivienda

Jose Manuel Vargas

Me llamo José Manuel, soy de Jerez de la Frontera pero en la actualidad vivo en Narón (A Coruña). Licenciado en Filología Hispánica, he... Ver perfil ›

Escribe un comentario