Italia, nueve trimestres consecutivos en recesión

Enrico Letta

La economía italiana sigue en caída libre. Se cumple ya el noveno trimestre consecutivo de recesión, según los datos que ha aportado hoy el Instituto Nacional de Estadística italiano (ISTAT). Aunque en esta ocasión, con un retroceso del 0,1%, la situación es mucho menos alarmante que en meses anteriores, o así al menos es como nos los quiere vender el gobierno del país.

Ante estos datos y a pesar de la no mejoría, Italia hace una lectura positiva de los mismos confiando que a finales de año se pueda conseguir una estabilización del PIB y, ya a comienzos del 2014, se llegue a la ansiada recuperación económica, tal y como ha asegurado el propio Primer Ministro, Enrico Letta (las previsiones son un crecimiento del 1,4%, lo que está por ver…). Sin embargo, con este nuevo descenso estamos ante la peor racha desde 1990, una economía que durante el 2013 ha descendido un 1,9% en total.

La agencia de calificación de riesgo Moody confirmó precisamente días atrás el final de la recesión para Italia en el 2014, con un crecimiento de la economía entre el cero y el 1%. Estimaciones parecidas hacen tanto la ISTAT como la Comisión Europea, quienes intentan frenar el excesivo optimismo del Gobierno italiano.

Esta recuperación de Italia en el 2014 corre paralela al propio avance económico en la zona euro. En el tercer trimestre del año el PIB creció un 0,1%, según datos aportados por el Eurostat, acordes con las expectativas que manejaban los expertos y analistas financieros. Si a finales de año Italia puede lograr la estabilidad sería un buen augurio para la economía europea en el 2014. No en vano estamos hablando de la tercera mayor economía de la zona euro.

Lo cierto es que a pesar de llevar nueve trimestres consecutivos en recesión se estima que lo peor ha podido pasar. La mayoría de grandes economistas pone sus ojos estos días en Italia y reafirma los pronósticos emitidos en meses anteriores. A pesar de que la producción industrial y los pedidos hechos al país transalpino aún no auguren esa posible recuperación de la que habla el Gobierno.

La preocupación real de los dirigentes italianos para que se cumplan sus previsiones es la de que los bancos de Italia reduzcan más el crédito para la economía real como resultado del proceso de revisión de calidad de activos. Este crédito a empresas y familias seguirá contrayéndose en el 2014, aunque a una tasa gradualmente menor.

Imagen – Blog Taormina

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario