Italia cae de nuevo en recesión

Matteo Renzi

Si hace unos días era Gran Bretaña el país que poníamos como ejemplo para demostrar que aún eso de salir de la crisis está muy lejos, Italia es quien ahora nos da la razón. Los transalpinos vuelven a caer en recesión por tercera vez desde el año 2008, un hecho que subraya la debilidad crónica de la tercera economía más grande de la zona euro. La presión que va a tener que soportar el Primer Ministro Mateo Renzi para completar las reformas prometidas es de aúpa.

El Instituto Nacional de Estadística en Italia (ISTAT) muestra que el PIB se redujo inesperadamente un 0,2% en el segundo trimestre del año con respecto a los tres meses anteriores. Un resultado que no tiene nada que ver con lo que pronosticaban los principales economistas, quienes allá por el mes de marzo auguraban una subida del 0,2%. La economía también se contrajo un 0,1% entre los meses de enero y marzo, lo que significa que ha vuelto a la recesión, dos trimestres consecutivos de contracción.

Evidentemente las primeras voces críticas ya han saltado a la palestra. Los sindicatos y los partidos de la oposición tildan la situación de desastre económico, culpando fundamentalmente a un Mateo Renzi que con sus reformas no ha abordado los problemas reales del país. Estos solicitan que el gobierno apruebe un presupuesto de emergencia para garantizar que Italia cumpla con las reglas de déficit de la Unión Europea. El Ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, ya ha rechazado esta última solicitud.

Según los datos que maneja el propio ISTAT, el PIB de este segundo trimestre del 2014 es el más bajo en Italia de los últimos catorce años. Renzi ha anunciado ya reformas laborales y fiscales para reactivar el crecimiento necesario para frenar la carga de la deuda, pero con estas cifras tan negativas el proceso será mucho más lento de lo esperado. Para colmo sus socios europeos se han llevado un duro golpe y ya no confían tanto en el ex alcalde de Florencia.

Para Renzi estas cifras también suponen un paso atrás importante, pero su intención es continuar con sus reformas. Ahora Europa queda a la espera de que Alemania y Francia, las dos economías más importantes de la eurozona den a conocer la próxima semana sus cifras económicas del segundo trimestre del año. España, por su parte, cuarta economía, registró un crecimiento del 0,6%, lo que supone en un principio de que al menos se están haciendo mejor las cosas que en Italia.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario