Islandia y la energía limpia

Olafur Ragnar

Islandia tiene el honor de ser la primera economía de energía limpia del mundo. Su presidente, Ólafur Ragnar Grímsson, es un firme defensor allá donde va del desarrollo sostenible. Durante estos últimos dos años ha dado ya numerosas conferencias en las que desarrolla el proyecto que su país está llevando a cabo con este tipo de energía.

De alguna manera intenta convencer al mundo que el cambio a una energía alternativa no es tan costoso como se piensa. Durante siglos, Islandia ha sido uno de los países más pobres de Europa. Una nación dedicada a la agricultura y la pesca y cuya electricidad provenía en un 85% del carbón importado. En la actualidad, casi el 100% de su electricidad se genera a partir de fuentes renovables, especialmente de la energía geotérmica, lo que ha supuesto un avance económico considerable para el país.

El presidente islandés sostiene que el desarrollo sostenible es un negocio rentable. Asegura que las cosas serían diferentes si el mundo se diera cuenta de que el cambio de energía supone un negocio que dará grandes dividendos. Ahora los islandeses disfrutan de sus servicios de electricidad y calefacción mucho más baratos.

Nada que ver con la situación que tenía Islandia hace cinco años, cuando su banca colapsó. Con este nuevo modelo económico, el país ha enseñado una valiosa lección a otros países europeos sobre cómo sobrevivir a una situación tan crítica. Gracias a la inversión en energía limpia que comenzó hace unas décadas, hoy Islandia tiene un crecimiento económico anual del 3% y una tasa de desempleo de menos del 5%. El coste de la energía ha disminuido significativamente, aumentando el nivel económico de las familias.

Este cambio en la industria energética atrajo también a los inversores extranjeros. Algunas de las mayores fundiciones de aluminio y centros de almacenamiento de datos se hallan en Islandia, gracias al precio tan bajo que tiene su energía. Recientemente incluso ha surgido la posibilidad de exportar electricidad desde Islandia al Reino Unido a través de un cable bajo el océano. Otros países escandinavos están también trabajando en la creación de una red de cables submarinos para la exportación de energía desde Islandia.

Pero Islandia no solo es un ejemplo en cuanto al desarrollo sostenible, sino que también ofrece un modelo de educación de los más avanzados de Europa y del mundo. Y todo ello gracias al progreso en esta materia.

Te puede interesar

Categorías

Energía

Jose Manuel Vargas

Me llamo José Manuel, soy de Jerez de la Frontera pero en la actualidad vivo en Narón (A Coruña). Licenciado en Filología Hispánica, he... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Javier dijo

    Islandia es un pais de 323.000 habitantes con unos recursos inmensos en energía geotérmica. Así es muy fácil. No se puede utilizar como modelo para paises con decenas de millones de habitantes y con muy pocos recursos energéticos.

Escribe un comentario