Irak y Estados Unidos, todo por el petróleo

Campo Petrolifero

¿Qué importancia tiene desde el punto de vista económico para Estados Unidos la situación que vive Irak en estos momentos? Pues posiblemente ninguna. A la vista está que más de una década después de la invasión liderada por el ejército norteamericano, la economía de Irak sigue siendo un caos y el comercio bilateral de este país fuera de lo que es el sector petrolero es mínimo.

Tan decepcionante es la economía iraquí que la Heritage Foundation, el centro de investigación que clasifica a los países según su Índice de Libertad Económica, sigue sin poder clasificar a Irak desde el 2002 (en aquel año ocupaba el último lugar). Pocos signos del capitalismo norteamericano existen hoy en suelo iraquí, a excepción de un puñado de restaurantes de comida rápida como McDonalds y Pizza Hut.

Citibank anunció el año pasado que abriría una sucursal en Irak, Coca Cola expuso en el 2011 que fabricaría sus refrescos en Irbil, capital de la región del norte controlada por los kurdos. Pero a día de hoy si no es por el petróleo y el gas natural la economía de Irak estaría prácticamente muerta. ¿Quiere decir esto que a Estados Unidos solo le ha interesado desde el principio el petróleo y el gas de Irak? Pues no estamos descubriendo con esto la pólvora, ¿verdad?

Gracias a sus exportaciones de petróleo, Irak goza de un amplio superávit comercial con Estados Unidos. El petróleo representó más de 13.000 millones de dólares en exportaciones a los Estados Unidos en el 2013 (en el 2004 la cifra era de algo más de 8.000 millones). Tras el petróleo el principal comercio iraquí son las obras de arte y las antigüedades, con 389.000 dólares en exportaciones el año pasado. Una diferencia abismal con respecto al negocio del crudo.

Las exportaciones a Irak desde Estados Unidos también han crecido desde el 2004. El año pasado fueron de dos mil millones de dólares entre aviones militares, motores industriales, productos agrícolas y piezas de aviación. Lo que demuestra que, fuera del petróleo, Estados Unidos no es un buen socio comercial para Irak. Un ejemplo más de lo que realmente le importa a los norteamericanos de este país.

Cuando en el año 2003 el entonces presidente, George Busch, ordenó invadir Irak la idea era revertir la economía del país. Viendo la situación en la que se encuentra en estos momentos, con Bagdad viviendo en tensión y miedo frente a los yihadistas y con los precios de los alimentos menos perecederos por las nubes, ¿se ha cumplido mínimamente el objetivo?

 

 

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario