Inglaterra, con previsiones en baja

Europa transita la crisis financiera global sin la posibilidad de que sus principales miembros logren retomar un claro camino del crecimiento, que sea capaz de afianzar las finanzas regionales y asistir a las caídas economías de Grecia, Italia, España, Irlanda y demás socios de la Unión Europea. Ahora, el Banco de Inglaterra anunció que las previsiones de crecimiento para la economía del país son bajas, con lo cual anunciaron que el escenario a futuro será “más débil en comparación con los últimos tres meses”.

De esta manera, los funcionarios británicos reconocieron que mientras se aguardaba por un crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto) del 3,4 por ciento, apenas se alcanzó una cifra que asciende al 2,5 por ciento. Gran Bretaña, entonces, sólo podrá crecer a un ritmo menor en los próximos tres meses.

Pese a ello, los analistas británicos aseguran que el panorama para los próximos meses no es desalentador, pues el crecimiento no se detendrá por lo que se evitará una posible recesión. El dato negativo es cuánto se demorará en alcanzar porcentajes altos pues las previsiones, en este caso, han retrocedido al 2,5 por ciento.

La región tampoco ayuda, pues las principales naciones del continente o crecerán a un muy bajo ritmo o directamente se mantendrán en recesión financiera.

Te puede interesar

Escribe un comentario