Informe de la OCDE sobre la situación actual de España

OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que reúne a las economías más industrializadas del planeta, presentó ayer lunes su informe bianual sobre España. En él pueden verse algunos aspectos positivos, como por ejemplo las reformas llevadas a cabo por el actual Gobierno y que han provocado los actuales índices de recuperación económica, aunque también recoge otros aspectos negativos en los que se pone en entredicho la calidad de esta recuperación.

En primer lugar manifiesta que los datos en España sobre educación, desigualdad e inversión y desarrollo son los peores de todos los miembros de la OCDE. Allí puede leerse que la recesión ha elevado la desigualdad y la pobreza. España tuvo el segundo incremento más elevado en desigualdad en Europa entre el 2007 y el 2012 (solo por detrás de Letonia) y uno de los más altos en pobreza relativa entre el 2007 y el 2011. España es, en definitiva, el tercer país, tras Grecia e Irlanda, en el que más ha aumentado la pobreza durante la crisis.

Por otro lado, alrededor de la mitad de los desempleados solo han completado en España el primer ciclo de educación secundaria o inferior. Sin embargo, en nuestro país uno de de cada cinco trabajadores tiene una formación que no corresponde al puesto de trabajo que desempeña (en este sentido solo nos supera Irlanda). El paro, además, se ha duplicado desde el 2007, pero el gasto en ayuda a la búsqueda de empleo solo ha aumentado un 10%, lo que demuestra que el gasto público está más orientado hacia medidas de apoyo a la renta.

Siguiendo con los datos que se reflejan en el informe de la OCDE, España se encuentra muy por debajo de la media en cuanto a gasto en Inversión y Desarrollo (I+D), debido posiblemente a la baja inversión de las empresas en este sentido, sobre todo las de gran tamaño. Asimismo, en España es uno de los países industrializados en donde resulta más complicado crear una empresa. Un país que no ha tenido la flexibilidad necesaria para que los recursos se reasignen hacia las empresas más dinámicas y productivas.

Y, por último, la OCDE lo que le pide a España es eliminar la deducción por vivienda, subir el IBI, endurecer el régimen de las SICAV, solicitar menos contribuciones empresariales a la Seguridad Social y subir los impuestos medioambientales y sobre inmuebles.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario