Inflación, deflación, hiperinflación y estanflación: qué significan

Moneda de Euro

A vueltas con la inflación y otros procesos vinculados con la evolución de los precios

La subida de precios es uno de los factores más importante en la evolución de la economía. Y es determinante, ya no solamente para que los gobiernos elaboren sus políticas económicas, sino para medir los gastos de los consumidores. No en vano, en función de esta variable podrán disponer de subidas en los salarios, pagar más dinero al realizar la cesta de la compra, o sencillamente en el momento de revisar el contrato del alquiler de su vivienda.

Ante este escenario, no es de extrañar, que tantos gobernantes como ciudadanos, estén siempre muy pendientes de su evolución. El término económico que mide estos cambios en la actividad económica se llama inflación. Y que consiste exactamente en el incremento generalizado de los precios de bienes y servicios de un país. Es por tanto que cada uno de ellos tiene un índice en el que se mide la subida de los precios. Y que en el caso concreto de España está representado por el Índice de Precios de Consumo, más conocido por sus siglas, IPC.

Para detener la inflación, algo a lo que temen los países con mayor peso específico en el mundo, los bancos centrales suelen elevar la tasa de interés de la deuda pública. Y como consecuencia de ello, se incrementan los intereses de las principales fuentes de financiación (créditos, hipotecas, etc.), y el efecto más inmediato es que el consumo se retrae. Aunque el aspecto positivo, que también lo tiene, es que los modelos bancarios para el ahorro (depósitos a plazo, pagarés bancarios…) presentan un rendimiento más competitivo para sus demandantes. Beneficiándose de sus intereses caza vez que los contratan.

Términos ligados a la evolución de los precios

Caída de precios en los mercados

Posiblemente a nadie se le habrá escapado su significado, ni tan siquiera en tu caso. No en vano, es una palabra que aparece continuamente en los medios de comunicación social, especialmente en sus informaciones económicas. Pero la cosa se complica un poco más, cuando cada vez se escuchan otros términos que proceden del incremento o depreciación de los precios. Y que raramente puedes habituarte a su verdadero significado, y porque se producen estos movimientos monetarios.

Nos estamos refiriendo a palabras actualmente muy en boga de casi todos, como deflación, hiperinflación y estanflación. ¿Sabemos realmente lo que significan?  La primera de ellas es muy actual, porque es un proceso económico, que en mayor o menor medida, está afectando a la economía española. Y que por supuesto los estarás notando como consumidor que eres. No en vano, la deflación aparece cada vez que caen los precios, y que se traslada a una evolución negativos en cada uno de los índices que miden la evolución de los precios.

Si bien al principio, parece una situación muy favorable para los ciudadanos, no lo es tanto. Es más, los equipos económicos de los gobiernos temen la aparición de este proceso en la formación de los precios. El motivo no es otro que su repercusión en los márgenes comerciales de las empresas. Y como consecuencia de esta tendencia se incremente el paro, al igual que se produce una importante disminución del consumo.

Para explicar claramente esta situación, muy peligrosas en opinión de los economistas, solamente hay que fijarse en la evolución de la economía española durante los últimos tres años. Reflejando con cierto rigor lo que es un proceso deflacionario en la práctica. Con el IPC situado en terreno negativo, aunque sin excesiva intensidad.

Estanflación: recesión e inflación

Debate sobre la estanflación

Se trata de un proceso mucho más explosivo y expansivo que los anteriores, y muy perjudicial para todos los sectores sociales y económicos. No en vano, se genera cuando se incrementan los precios y hay estancamiento económico. En este sentido tienes que saber que para que se produzca la última situación, el Producto Interior Bruto (PIB) debe anotar dos trimestres consecutivos como mínimo con la caída de su actividad económica.

Desde luego que es una de las peores situaciones por las que pueden pasar cualquier país del mundo. Afectando a gobiernos, empresarios y trabajadores, a partes iguales. Y que puede ser generada por un hecho muy puntual, como por ejemplo, una escalada en el precio del petróleo. Uno de los instrumentos para contener la estanflación es a través de diferentes medidas de carácter monetario, entre ellas la devaluación de las divisas afectadas.

Un ejemplo para ilustrar esta situación en la economía mundial nos llevará hasta el Japón de la década de los 90, en el anterior siglo. Donde durante muchos años cohabitaron recesión e inflación en un cocktail que perjudicó notablemente a la economía nipona. Y que años más tarde, economistas de la talla del premio Nobel, Paul Krugman, vaticina que pueda desarrollarse de nuevo este peligroso escenario macroeconómico.

Hiperinflación: escalada en el nivel de los precios

Hiperinflación en los comercios

Y dejamos para el final, un proceso que seguramente no veas nunca, al menos al corto y medio plazo, al vivir en la Unión Europea. No es otro que la hiperinflación, que se desarrolla cuando se genera una subida continuada y rápida en los precios de un área económica o país. El principal peligro que se deriva de su llegada es la fuerte depreciación en el poder adquisitivo de una divisa local.

En estas situaciones el índice de precios se puede disparar, independientemente de su crecimiento económico, hasta el 30%, 40%, o incluso porcentajes aún más explosivos. Ejemplos para aclarar esta situación no faltan en ningún momento histórico, y menos en el actual. Buena parte de las naciones latinoamericanas (Argentina, Ecuador, Venezuela, etc.) se mueven bajo este convulso escenario. Y en donde los ciudadanos son los principales damnificados

Has recorrido en pocos minutos todos los movimientos que pueden originarse desde un alza o depreciación de los precios, pero también vinculados a procesos de crecimiento en la economía. Y que de cualquier forma te verás afectado por sus efectos. Mayor paro, precios de los artículos y bienes materiales por las nubes, y hasta problema para financiarte serán algunos de ellos. Aunque, en cualquier caso, a partir de ahora ya no te pasarán desapercibidos. No en vano, tendrás un poco más claro lo que significan todos los procesos ligados a la evolución de los precios. Y que como habrás comprobado son más de uno.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   la inflacion dijo

    La inflación es el crecimiento generalizado y continuo de los precios de los bienes, los servicios y los factores productivos de un país, lo que implica la reducción de la capacidad adquisitiva del dinero.
    La deflación es la bajada generalizada del nivel de precios de bienes y servicios en una economía. Los precios disminuyen a consecuencia de una caída en la demanda, hasta el punto de que los comerciantes deben vender sus productos para cubrir al menos sus costes fijos.
    La hiperinflación se produce cuando la inflación se descontrola totalmente y la moneda del país pierde su propia reserva de valor.
    La estanflación es el momento en el que se produce un estancamiento de la economía y la inflación de un país. Esta no disminuye en ningún momento y hay un cóctel explosivo con el aumento del desempleo y la entrada en crisis o recesión (la recesión se produce cuando el PIB decrece durante dos trimestres consecutivos).

Escribe un comentario