Indignados y G20 reclaman el impuesto Robin Hood

El mercado financiero se encuentra repleto de fallas, dudas y contradicciones, pues paa quienes es beneficioso, para muchos otros no lo es, y por lo tanto siempre la economía es desequilibrada e inestable.

Los tiempos actuales marcan que Asia y América se encuentran expectantes de lo que ocurra con Grecia, toda Europa y los Estados Unidos. Y al mismo tiempo, la corriente de protesta conocida como Indignados, que se trasladó hasta Wall Street en Estados Unidos, ahora se suma al pedido del G-20 (Grupo de los 20 países más poderosos) de implementar el denominado impuesto Robin Hood.

Dicho impuesto consta de la aplicación de un gravamen del 1 por ciento a las operaciones financieras. Los Indignados ya aseguraron que los próximos 3 y 4 de noviembre se trasladarán a la sede de la Cumbre del G20 donde exclamarán por la rápida aprobación del impuesto.

Las corrientes de jóvenes cada vez son más numerosas y con más conciencia sobre el paradigma económica que causa crisis globales y recesiones cada vez más profundas en determinadas regiones del planeta.

Y en un claro ejemplo de paradoja global, coincidirán los Indignados y el G20 en un impuesto que si bien no es la solución a la crisis, al menos ayudará.

Te puede interesar

Escribe un comentario