Hipotecas para mileuristas, ¿pueden contratarlas?

¿Pueden los mileuristas suscribir una hipoteca?La concesión de las hipotecas se ha endurecido por parte de las entidades encargadas de comercializar estos productos para la adquisición de una vivienda, tras los problemas con la banca española. Y sí ya de por sí es complicado acceder a un crédito hipotecario, mucho más es si los demandantes son mileuristas. Si este es tu caso en concreto, tendrás una ardua tarea para que admitan la solicitud, ya que estarás enormemente limitado por tu bajo sueldo. A no ser que lo unas con el salario de tu pareja como solución para que te admitan formalizar esta operación.

Pero desde el principio, la principal pregunta que se hacen los trabajadores que gana en torno a 1.000 euros mensuales, es si podrán acceder a uno de estos productos bancarios. Pues bien, como consecuencia de la reducción de salarios – derivado de la crisis económica que ha atravesado España- algunos bancos han decidido rebajar el importe mínimo de la nómina de sus clientes. Hace algunos años la requerían por un valor en torno a 3.500 euros para que se concediese el préstamo. En la actualidad, se pueden encontrar por 2.000 euros.

Pero lo más importante, es que algunas entidades bancarias – aunque con propuestas muy puntuales y escasas – han elaborado una serie de créditos por los cuales los mileuristas pueden formalizar la operación. No podrán encontrarse muchos, cierto, pero al menos cuentan con un resquicio en la actual oferta hipotecaria. Y de esta forma, acceder al mercado inmobiliario con completas garantías.

Características de estas hipotecas

Las características que presentan las hipotecas para mileuristasNo obstante, estos productos contemplan una serie de características que conviene que tengas en cuenta por si vas a contratar alguna de ellas en los próximos meses. Como punto de partida, los importes máximos que te conceden los bancos no son tan generosas con en los créditos convencionales. Incluso solamente podrás acceder a financiar hasta el 80% de la operación.

Aunque esta estrategia comercial la aplican todos los bancos a cualquiera de sus productos de financiación, y como consecuencia de la recomendación por parte del Banco de España de rebajar el importe final de la demanda. Uno de los efectos que notarán más temprano es que bajo ningún escenario estarás en condiciones de financiar el total de la operación.

Otro aspecto que deberás tener en cuenta, es que es los plazos de devolución se elevarán sensiblemente para adecuarlos a tu salario. De esta forma, pagarás cuotas mensuales menos elevadas, pero durante más tiempo. Es la única solución habilitada para amoldarte a un sueldo tan bajo. Y desde luego que sería bastante interesante que buscases un modelo de financiación que generase los menos gastos posibles, y si fuese confeccionado sin comisiones (apertura, estudio, cancelación anticipada, etc.), ni otros gastos en su gestión, pues mejor para tus intereses personales.

¿Qué hipotecas son para mileuristas?

Tu labor para encontrar una hipoteca que mantenga estas líneas comerciales será muy difícil de aplicar, pero si analizas cuidadosamente la oferta que te ofrecen los bancos en estos momentos, llegarás a la conclusión que hay alguna esperanza para que puedas comprar ese piso que tanto te gustó el otro día, pero que no sabías con certeza si podrías realizar la transacción monetaria.

Es cierto que no tienes mucho en donde elegir, pero al menos tendrás la oportunidad para financiar la adquisición del inmueble elegido. Una de estas propuestas procede de ING Direct, que comercializa la Hipoteca Naranja, que está destinada a los clientes con salarios más bajos, o cuando menos que mantengan un saldo mínimo en su cuenta corriente en torno a 2.000 euros. Si reúnes estos pequeños requisitos conseguirás uno de los créditos hipotecarios más competitivos del mercado.

Está vinculado al índice de referencia europeo, el más conocido como Euribor, desde el 0,99%, y un tipo variable – después de rebajarse en los últimos meses – del 1,88%. En cualquier caso, se trata de una de las hipotecas más favorables para firmar la operación. Y que conlleva que esté exenta de cualquier clase de comisiones, sin cláusula suelo tampoco, y finalmente no tiene un tipo de interés más alto durante el primer año. Son sus principales señas de identidad.

Pero no es la única opción a la que puedes acogerte a partir de la entrada de 2016. La Caixa te ofrece otra oportunidad, para que con tu salario puedas realizar la operación inmobiliaria, si este es tu más urgente deseo. En este caso por medio de la Hipoteca Bonificada, que puede ser suscrita por los clientes que dispongan de unos ingresos mínimos de 600 euros.

El tipo de interés está vinculado al Euribor + 1,90%. Pero podrá rebajarse si tienes contratados otros productos con la entidad (seguros, planes de pensión, programas de ahorro, fondos de inversión…), hasta llegar a márgenes que puedan ser asumidos por el saldo de tu cuenta corriente.

Otra hipoteca que está adaptada a los mileuristas es la desarrollada por Abanca, bajo el curioso nombre de Hipoteca Mari Carmen. Y que igualmente está disponible para demandantes con ingresos mínimos. Es un crédito hipotecario que te ofrece una cuota fija durante toda la vida de la hipoteca, sin sobresaltos. Con ella pagarás la misma cuota desde el primer momento y hasta que cierres el contrato. Sin preocupaciones ni cambios inesperados, y ajustada específicamente al plazo que elijas, ya sea 20, 25 o 30 años. Con un tipo de interés al 2,49%, para un plazo de amortización máximo de 20 años.

Si te decantas por este modelo de financiación, además te ahorrarás las comisiones de apertura, estudio, subrogación y modificación contractual, y si decides amortizar una parte o toda la hipoteca anticipadamente solo te aplicaran la comisión por riesgo de tipo de interés.

¿Qué te pedirán para su concesión?

Las exigencias que te pedirán desde tu banco para contratar estas hipotecasA cambio tendrás que reunir una serie de requisitos básicos para acceder a alguno de estos productos bancarios destinados a mileuristas. No serán muy difíciles de cumplimentarlos, aunque sin ellos tendrás vetada, con toda seguridad, la solicitud. Es conveniente que analices si los puedes presentar al banco, ya que de no ser así, mejor será que desistas del intento, ya que lo único que estarás haciendo es perder el tiempo, y puede que hasta las ilusiones.

Como carta de presentación, el banco te pedirá el contrato de trabajo, que deberá ser fijo – aunque bajo un importe más bien limitado – para constatar tu estabilidad en la empresa, y que lo podrás devolver en los plazos acordados. También deberás aportar un historial bancario completamente inmaculado, sin deudas, y a ser posible con una cuenta corriente saneada. Y si tienes contratados otros productos con la entidad, seguramente que te ayude a potenciar la aprobación de tu demanda.

Asimismo, no deberás estar integrado en cualquier lista de morosos (ASNEF, RAI, etc.), porque de ser así, igualmente te rechazarán la solicitud desde el primer momento. No solamente con las deudas contraídas con otras entidades bancarias, sino por los impagos generados desde cualquier recibo doméstico (luz, agua, telefonía, luz, etc.). Y para terminar, con toda probabilidad, te exigirán que alguna persona avale la operación. Normalmente serán los padres u otros familiares muy allegados. Y que ante las débiles condiciones que presentas, serán las que finalmente garanticen la devolución del importe demandado.

Algunos consejos para su tramitación

Los mejores consejos para suscbrir alguna de estas hipotecasDesde luego que no será un proceso sencillo de formalizar, ni mucho menos, peso si importas algunas pautas de comportamiento en el mismo te ayudarán sensiblemente a conseguir tu objetivo. No es otro que disponer de un crédito hipotecario para comprar esa casa que tanto te gustó el pasado fin de semana.

Aunque sabiendo de antemano, que tus posibilidades de suscribir un producto de estas características son claramente menores que si presentases una nómina de 2.000, 3.000, o hasta 5.000 euros. Cuenta con este escenario a la hora de entablar las negociaciones con la entidad bancaria.

  • Si estás casado, o tienes pareja, será muy deseable que potencies la demanda de la hipoteca a través de los recursos económicos de las dos personas, aunque ambos seáis mileuristas. No en vano, se incrementarán las posibilidades para que te concedan el crédito.
  • No trates de buscar cantidades desorbitadas para tu nivel de vida, ni tan siquiera que te financien toda la operación, porque no podrás obtenerlo bajo ninguna circunstancia. Además no lo ofrecen en prácticamente toda la oferta bancaria.
  • Si aportas una bolsa de ahorro para desarrollar la operación, tendrás más fácil que te aprueben la demanda, y mientras más extensa mejor, bastando con que te limites a los plazos más aconsejables para tu situación económica.
  • No solamente deberás aportar una nómina estable, sino también que cuentes con otros ingresos regulares estables que den consistencia a tu candidatura. Incluso si están beneficiado por una herencia familiar.
  • No desesperes en la búsqueda de una hipoteca de estas características, porque aunque son muy pocas las comercializadas de momento, siempre habrá alguna oportunidad para las personas como en tu caso que se encuentran en esta situación laboral, aunque con planteamientos mucho más limitados, y en casos hasta rígidos.
  • Los modelos que encuentres bajo este requisito, están comercializados con unas condiciones muy favorables para tus intereses, y cuyas ofertas se van renovando regularmente con rebajas sustanciales en los tipos de interés aplicados.
  • Piensa, por otra parte, que es un buen momento para realizar el contrato, al encontrarse el índice de referencia europeo bajo mínimos históricos, ahorrando mucho dinero en la operación.
  • Y finalmente, trata de encontrar con el mejor escenario para contratar tu crédito hipotecario, sin limitarte a las propuestas que te lance desde el banco de toda tu vida.
Te puede interesar

Escribe un comentario