Grecia, en coma; Portugal, en terapia intensiva

La situación en Europa pareciera que en los últimos meses ha tomado un curso no muy deseado por los mercados internacionales. En principio, los analistas estimaban que salvo algunas economías, en estos tiempos se comenzaría a recuperar el ordenamiento en las finanzas globales aunque, al parecer, nada será así.

Al miedo que generó Dubai al no poder cumplir con sus deudas contraídas, acto seguido la Eurozona comenzó a debilitarse, no por sus grandes líderes, sino pues por economías como Grecia y ahora Portugal.

La situación en el país helénico se hizo pública cuando el mundo descubrió que con ilícitas herramientas, la economía del país era detallada al público de una manera pero en la realidad ocurría lo contrario. Las cuentas fiscales en Grecia son muy graves, casi, al borde de la quiebra si no fuera por la ayuda financiera internacional.

Pero ahora se suma un nuevo problema: Portugal. Se cree que sería una opción muy posible que el Gobierno decrete un default. Y aunque reste un cierto camino para tomar tal decisión, lo cierto es que se agrava la crisis en países como Grecia, Portugal, Irlanda y España.

Por lo pronto, habrá que extremar los cuidados, pues Estados Unidos tampoco goza de una salud financiera como suelen informar. Dubai expandió pánico. En fin, el escenario financiero global continúa de muy mala salud.

Te puede interesar

Escribe un comentario