Grecia, el centro de todos los temores

Hasta hace unos meses, Estados Unidos se encontraba en el centro de todas las polémicas al ser la principal potencia del mundo que en plena crisis global anunciaba que no podía sostener su déficit, es decir, su deuda pública.
 
De esa manera, de concretarse, la principal potencia se declararía en default, ocasionando lo inimaginable: una crisis absolutamente en cada rincón del mundo.
 
Ahora, y también desde hace meses, Europa analiza la forma de sostener financieramente a Grecia a cambio de una crisis sin precedentes en el Viejo Continente. Por ello, ahora Francia y Alemania mantienen una fuerte presión sobre los griegos para que se anule el llamado a referéndum, y descartan la posibilidad de renegociar las condiciones del rescate financiero.
 
Esto, como represalia, anularía la sexta ayuda financiera a los helénicos lo que aumenta la desconfianza de los mercados en la región, y agiganta las posibilidades de que demás naciones como España e Italia incrementen el riesgo país.
 
Vale recordar que de no concretarse el sexto paquete de ayuda financiera, literalmente Grecia se quedará sin dinero disponible. De suceder eso, un colapso social y político azotaría a todos los griegos e, indefectiblemente, despedirá consecuencias hacia toda Europa.
 
Esto, precisamente, es lo que el bloque continental quiere evitar.

Te puede interesar

Escribe un comentario