Gran Bretaña, con un ajuste histórico

De a poco ya no quedan países de Europa que no hayan aplicado un plan de ajuste y reducción del gasto público. Con la crisis que explotó en Grecia y que provocó su casi desaparición, España fue la otra potencia que debió recurrir a un ajuste, al igual que Italia, Francia y hasta Alemania, la principal potencia exportadora del mundo.

Ahora es el turno de Gran Bretaña, que aplicará un recorte histórico sobre el denominado gasto público. Para ello, deberá recurrir a una reducción del 40 por ciento en sus gastos para lograr el equilibrio y la armonía en sus finanzas. Sin embargo, la complicada actualidad no sólo se debate en tierras inglesas, pues los alemanes aplicarán durante cinco años a otro plan de reducción del gasto. De esta manera, los analistas ingleses aseguran que de cumplirse las normativas económicas, se podrían llegar a perder 1 millón de empleos, agravando la crisis.

Europa se debate una vez más en una de las peores épocas. Como suele ocurrir, los mercados financieros internacionales han aceptado el plan inglés, pues de no hacerlo aseguran que Gran Bretaña se podría transformar en la nueva Grecia o España. Lo cierto es que la economía retrocede cada vez más, el consumo se paraliza y el empleo es cada vez menor.

Te puede interesar

Escribe un comentario