Google cede y espera un guiño

google-okey

Para aquietar la controversia que levantaron sus planes de digitalizar millones de libros obsoletos y venderlos en Internet, Google cedió terreno ante las críticas europeas y prometió que no colgará en la red textos que se encuentren disponibles en el Viejo Continente.

Con esta movida, el buscador trata de vencer la oposición que generó Europa, y sobre todo en Alemania, su ambicioso proyecto de digitalizar para el mercado estadounidense todos los libros agotados, sujetos o no a derechos de autor, lo que supone un 70% del total de las obras publicadas en el mundo.

Recordemos que los planes de Google de dar una segunda vida a millones de obras surgen de un entendimiento al que la empresa llegó en octubre de 2008 con autores y editores estadounidenses para distribuirse los beneficios (63% será para los derechohabientes) de la venta en Internet y crear un registro de derechos de autor.

Es cierto que es una jugada arriesga la de Google, porque además la Justicia de Estados Unidos examina actualmente el acuerdo, denunciado a la vez por competidores Amazon y Yahoo!, que arremeten contra el buscador por buscar erigir un monopolio.

En el otro lado del Atlántico, Alemania lo acusa de violar las leyes de propiedad intelectual en países como el suyo. Sin embargo, Google propuso en su carta de compromiso ofrecer dos puestos del comité de dirección del registro de derechos de autor a responsables del Viejo Continente. ¿Alcanzará?

Te puede interesar

Escribe un comentario