Gestión: ¿sabes esperar a que te lleguen tus oportunidades en bolsa?

gestión en bolsaEs relativamente frecuente que cuando llegan las ganancias a tu cartera de inversión te plantes en la gestión el abandono rápidamente de tus posiciones para disfrutar de las plusvalías generadas. Pero también puede ser un grave error por tu parte que se deriva de la falta de definición de una correcta estrategia de inversión. Deberás confeccionarla en función del perfil que presentes, los plazos a los que va dirigida la inversión, y hasta cuáles son tus objetivos prioritarios.

Ni no sabes aplicar una gestión adecuada puedes dejarte muchos euros por el camino. Más de los que piensas inicialmente. Hasta el punto de desaprovechar los escenarios más alcistas, en donde es más recomendable esperar antes que deshacer tus posiciones. Hasta conseguir mejores precios en su cotización que te permitan optimizar la operación en renta variable bajo una mejor gestión en la inversión.

Antes que te decantes por una venta anticipada, será más que necesario que combines la seguridad con el riesgo como estrategia para preservar tus intereses personales en los mercados de renta variable. No siempre es fácil de realizarlo. Aún con el riesgo real que la gestión de tus ahorros no se realice conforme a tus intereses, y que en los casos más desfavorables incluso te llevarán a situaciones negativas con respecto a las cotizaciones de los valores.

Gestión en bolsa: definir los objetivos

objetivosCuando has conseguido entrar en plusvalías en tus operaciones en bolsa es normal que te plantes si debes vender tus acciones para recoger los oportunos  beneficios, o por el contrario, esperar a que estos se intensifiquen. Para que esto sea así, no tendrás más remedio que redefinir los objetivos de tus inversiones. La decisión que deberás tomar deberá estar basada en unos criterios muy bien delimitados. Donde será realmente necesario que esté basada en unos criterios objetivos en la inversión.

En cualquier caso, puedes esperar a que se cumplan tus objetivos, como por ejemplo que los beneficios alcancen el 5%. No te plantes metas poco realistas, o al menos que sepas la dificultad para que se cumplan. Al final siempre saldrás perdiendo en estas situaciones en los mercados financieros. Los planteamientos deberán ser objetivos y lo más ajustados a las condiciones reales de los mercados de renta variable. Esta decisión no siempre será igual en un periodo alcista que en otro de tendencia contraria. No lo olvides si no deseas cometer un error de especial gravedad.

No de menor importancia será establece un criterios para lograr unos plazos de permanencia adecuados a tu perfil como pequeño y mediano inversor. No en vano, no es lo mismo establecer una maniobra bursátil a tres años, que para un periodo de tiempo mucho más dilatado. Cada plazo de tiempo tendrá obligatoriamente su propia estrategia de inversión, que debes aplicarla con una total disciplina.

¿Es momento de cerrar las posiciones?

Es una de las preguntas clave en cualquier inversor, y de la que depende el resultado de la operación. No en vano, siempre existe la tentación de cerrar posiciones para recoger las plusvalías cuando llegas a posiciones ganadoras. ¿Merece la pena esta estrategia tan conservadora? Pues depende de cada caso, y en especial de los criterios en que basas la operativa de tus movimientos en los mercados financieros. No siempre serán los mismos.

En las situaciones de fuerte inestabilidad bursátil sí que puede constituirse en todo un acierto por tu parte. Pero no en otros más favorables para tus intereses, tal y como lo habrás podido constatare en más de una ocasión. En este caso en particular será más aconsejable que corran los beneficios hasta que llegues a tus objetivos. Hasta que los mercados de renta variable ofrezca  alguna señal de debilidad o agotamiento de la tendencia. Es una forma bastante fiable y que es recomendada por muchos analistas del mercado.

También será muy necesario que tengas en cuenta los períodos bajistas. En ellos pocas estrategias de inversión valen, y mucho menos que sean eficaces. Las ventas es la mejor de las alternativas a la que puedes acogerte desde un principio. En especial si tus planteamientos para rentabilizar los ahorros van destinados al corto y medio plazo. Nunca en los más expansivos que requerirán de otros tratamientos diferentes.

Vulneración de niveles de importancia

Otra estrategia de especial relevancia se configura cuando no te queda más remedio que abandonar las posiciones cuando la cotización de los valores haya roto algún soporte significativo, o niveles de vital importancia para el devenir de las cotizaciones. Será toda una señal que indicará que te has confundido en la inversión y, por tanto será mejor deshacer posiciones que las pérdidas se instalen peligrosamente en tu cartera de inversión.

Un escenario muy parecido al anterior reside en la aparición de movimientos bajistas que puedas identificar a través de los gráficos o del análisis de las cotizaciones. Será un punto de partida muy claro para que abandones la gestión de los valores. Con toda seguridad que en estos escenarios es más lo que tienes que perder que ganar. Recuérdalo antes que un error pueda anular tus decisiones más beneficiosas.

De todas formas siempre hay una solución, incluso para el problema más complicado de resolver. En este caso en concreto partiría analizando el aspecto técnico del valor. Indicará que es el momento oportuno para vender y, que tus inversiones se podrían complicar si no ejecutas una orden de estas características para preservar el capital de tu patrimonio.  Con toda seguridad que esta experiencia la habrás desarrollado más de una vez en tu dilatada carrera como inversor en bolsa.

Siete recetas para gestionar tus inversiones

consejos de inversiónNo vendrá nunca mal que sigas unas sencillas pautas para decidir en qué momento o no es conveniente salirse del mercado con pequeñas plusvalías, o por el contrario esperar a que las cotizaciones vayan a posiciones más avanzados. Y con ello disfrutar de unas más generosas plusvalías. No obstante, dependerá de tus motivos personales, del perfil que presentes, y hasta del importe total de la inversión. Estas serán, en definitiva, algunas de las claves para que logres tus anhelados objetivos.

  1. Bajo ningún aspecto deberás vender tus acciones en escenarios alcistas en la renta variable. Por muchas que sean tus ganancias hasta esos momentos. Prevalecerá la idea principal que las subidas te podrán hacer ganar mucho más dinero.
  2. Trata de detectas las debilidades de los mercados financieros, y se producen con cierta frecuencia, entonces sí, será momento para que valores si vas a deshacer tus movimiento en la bolsa. Una retirada a tiempo puede ser una victoria en estas situaciones que te planteamos.
  3. No te centres nunca en unos objetivos utópicos o poco realistas. No te ayudarán en nada en la inversión, sino todo lo contrario. Hasta puedes fijarte en unas ganancias mínimas como preámbulo para cerrar posiciones en los mercados de renta variable.
  4. Si las condiciones de los mercados bursátiles así lo aconsejan, en vez de vender tienes que hacer todo lo inverso. Y que en este caso se solucionaría con recompras de las acciones. Con el único objetivo de potenciar la revalorización de tus inversiones, hasta niveles más satisfactorios para tus intereses como ahorrador en este sector,
  5. No olvides en ninguno de los escenarios que tu cartera de inversión deberá estar basada en valores alcistas. Son lo que darán mayor protección y seguridad a tus propuestas. Aun sabiendo que su tendencia puede cambiar en cualquier momento. Incluso cuando menos te lo esperes.
  6. Si deseas adquirir más confianza en tus planteamientos, la mejor solución se basará en un seguimiento caso exhaustivo sobre las cotizaciones de los valores bursátiles. En el que se incluyan todas las noticias de relevancia que generen los mercados financieros.
  7. Como requisito final, siempre será mejor un abandono a tiempo que puedas estar hipotecado de cara al futuro por una pésima gestión en los valores suscritos. Debes pensar que al fin y al cabo es tu dinero de lo que se trata. Y no con estas cosas no puedes estar jugando, ni se forma experimental.

Las claves de una buena gestión

La gestión en renta variable será determinante para que tus operaciones las finalices o no con éxito. A parte de aprendizaje que puedas aportar a su mantenimiento. Deberás tener mucha sangre fría, pero sobre todo no dejarte invadir por las emociones. Es frecuente que en determinadas situaciones negativas optes por las ventas de tus acciones como mejor solución. Pues bien, no en todos los casos será la mejor alternativa.

Otro consejo muy útil para estas situaciones es que solamente inviertas el dinero que no vas a necesitar durante una buena parte de tiempo. Calcula los gastos que tendrás que afrontar en este periodo: obligaciones fiscales, el colegio de los niños, facturas domésticas, y por supuesto que algún que otro gasto no previsto en tu presupuesto familiar. Cumple con este objetivo sino deseas llevarte más de una sorpresa negativa durante los próximos meses, incluso años.

Otro aspecto de gran importancia es que siempre es más fácil rentabilizar las operaciones a medio y largo plazo, que no a los más cortos. Aunque si ves que te pones pronto en situación de plusvalías pueda constituirse en la excusa perfecta para deshacer las posiciones en la renta variable u otros mercados alternativos.

Estas clases de operaciones pueden realizarse bajo diferentes modalidades. Bien bajo ventas totales o parciales, en función del perfil que presentes como pequeño inversor. También podrás combinarlas en función de la coyuntura de los mercados financieros. No será siempre el mismo y eso te dará mayor flexibilidad para actual. En bolsa no conviene estar cerrados a todos los planteamientos, por muy irrealizables que te parezcan ahora.

Te puede interesar

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario