France Telecom: un nuevo suicidio

Sin poder hacer nada para detener los suicidios en la empresa France Telecom, se conoció un nuevo caso que se suma a las 14 muertes que se produjeron, sólo, en lo que va del año 2010. En esta ocasión, se trata de un empleado de 52 años que al no concurrir a la empresa, su jefe salió en su búsqueda y fue hallado muerto en su casa.

La persona trabajaba en una de las centrales de la compañía telefónica hacía muchos años, con una conducta y desarrollo impecable, pero luego de las reestructuraciones decidió suicidarse. Sin embargo, volvió a ocurrir que un nuevo suicidio corresponda con empleados de la telefónica francesa.

Por lo pronto, en el año2008 y 2009 se registraron 35 suicidios en France Telecom, más otros 8 intentos entre enero y abril de 2010. En varios de los casos, las víctimas detallaban en sus cartas de despedida algún vínculo con la empresa, ya sea una reestructuración, un despido, una modificación o algún tema laboral.

Ahora, la Justicia francesa decidió investigar por qué se produjeron las olas de suicidios y enfocaron la investigación en el management de la compañía, un management que debió adoptar 107 nuevas disposiciones desde el área de Recursos Humanos. Al parecer, no dio resultados positivos, crecen las muertes y no hay respuestas. 

Te puede interesar

4 comentarios

  1.   eneida maria muños florez dijo

    jajajja soy una chicas muy bonita y quiero q c a alg
    y elo articulo esta muy bien nbnbbnnbravo

  2.   nestor dijo

    Saludos!

  3.   José dijo

    La Fiscalía ha hecho el ridículo hasta ahora ante las actuaciones impresentables y criminales de unos directivos sin escrúpulos. La imagen de la empresa está siendo gravemente perjudicada, así como la imagen del país. No puede haber impunidad para los psicópatas laborales, ni puede darse la imagen de que todo vale para obtener beneficios. Sobrecoge la indefensión y el sufrimiento de estos trabajadores frente a autenticos criminales. Es increible que no haya habido respuestas violentas. Es una clara demostración de la incapacidad de los gestores que, a pesar de todo, se mantienen en su puesto. Los accionistas deben pensar en todo esto cuando reciban sus dividendos. El Gobierno y la Justicia francesa son claramente desacreditados por estos hechos.

  4.   nestor dijo

    Es la triste verdad

Escribe un comentario