Finalmente, Geely compró Volvo

El mercado de la industria automotriz continúa en movimiento luego de la crisis financiera global que nació en 2008 y que hasta hoy demuestra sus consecuencias. Con la caída y cuasi desaparición de General Motors, el ascenso y la posterior polémica de Toyota y sus fallas de seguridad y la venta de históricas empresas, le ha llegado el turno a Ford, que finalmente decidió vender su marca Volvo a la china Geely.

Para los chinos, la adquisición de Volvo establece la compra más importante en la historia de la industria automotriz del país asiático fuera de sus fronteras, en una operación por más de 1800 millones de dólares. Los ejecutivos de Geely aseguraron que pese a la compra, la empresa dispondrá de su propia sede con instalaciones en Suecia.

La operación se completará entre los meses de julio y septiembre, aunque la principal preocupación desde el sector laboral es el futuro de la plantilla de trabajadores en los países en que se encuentra presente. Desde Geely aclararon que las plantas más importantes son las de Gotemburgo y Bélgica, por lo cual gozarán de un cuidado a largo plazo. Los sindicatos obreros de la automotriz habían expresado en sus inicios el temor ante el futuro laboral, aunque apoyaron la concreción de la venta.

Con la venta de Volvo, Ford se desprendió de todas sus marcas de lujo, como Jaguar, Land Rover y Aston Martin.

Te puede interesar

Escribe un comentario