ETF vs Acciones – Ventajas y problemas de ambas

acciones-de-bolsa

A la hora de invertir en Bolsa hay personas que prefieren hacerlo directamente mediante la compra de acciones mientras que otros prefieren usar ETF’s como mecanismo de inversión. Ambos sistemas tienen pros y contras y aquí vamos a explicaros cuales son las principales diferencias para que cada uno pueda elegir que sistema es mejor para él. Pero antes de nada, vamos a aclarar que un ETF (Exchange Traded Funds o Fondos cotizados en español) es un fondo de inversión cuyas participaciones cotizan en la bolsa por lo que son dos mecanismos que guardan muchas similitudes. Veamos ahora sus diferencias.

ETF vs compra de acciones

  1. La capacidad de seleccionar valores: En la inversión directa en Bolsa es cada persona la que elije los valores en los que quiere invertir y en los que no mientras que un ETF suele replicar un determinado índice como puedan ser los ETF’s que replican el Ibex de manera que al comprar ese ETF estás comprando todas las empresas que forman el IBEX y en el mismo porcentaje de cada una con respecto al índice.  Esto no es en si una ventaja ni un problema ya que según el perfil del inversor puede ser mejor seleccionar y comprar tus propias acciones o que lo haga el gestor del fondo.
  2. Los fondos tienen una comisión de gestión: Aunque la comisión de gestión en un ETF suele ser bastante baja (hay que tener en cuenta que el gestor solo tiene que replicar un determinado índice, lo cuál es sencillo) su sola existencia ya hace que la rentabilidad sea menor que si compras acciones directamente en Bolsa. 
  3. Los fondos facilitan el acceso a mercados lejanos o complejos. Si por ejemplo queremos invertir en la Bolsa de Japón directamente con la compra de acciones tendríamos que estudiar ese mercado, sus empresas y así poder decidir cuales son las que debemos comprar. Además necesitaremos un Broker que opere en Japón y llevar a cabo toda la operativa con el problema añadido del horario. Para simplificar todo esto, si lo único que queremos es invertir en Japón es mucho más sencillo comprar un fondo cotizado que siga el Nikkei.
  4. Ambos generan ingresos por dividendos: En este aspecto ambos mecanismos funcionan igual ya que los fondos cotizados reparten dividendos. La única diferencia es que el ETF es ligeramente menos rentable por la comisión de gestión que hemos comentado ya anteriormente.

Una vez explicadas las diferencias, mi consejo es que para aquellas personas que tengan un perfil inversor medio utilicen ambos sistemas de la siguiente manera:

  • Invertir directamente en acciones en aquellos mercados cercanos y que conozcas. Si conoces bien el IBEX y la Bolsa Américana entonces es mejor que compres directamente tus propias acciones ya que te quitas el gasto de gestión del fondo y además vas a tener margen para comprar solamente aquellas empresas que sean adecuadas para tu estrategia de inversión.
  • Invertir con ETF en mercados lejanos. Si por diversificación geográfica quieres invertir en Bolsas lejanas y que no comprendes bien, lo mejor sería usar un ETF para hacerlo todo mucho más sencillo y menos arriesgado. Así evitas tener que estar meses analizando las empresas, valoraciones, PER’s, etc. El fondo te replicará ese índice con exactitud y ya tendrás inversión en dicho mercado.

Espero que el artículo de hoy os haya sido de interés. ¡Mañana más!

Te puede interesar

Escribe un comentario