En Venezuela ya se paga por respirar aire puro en su aeropuerto

Aeropuerto de Caracas

No, no están leyendo ustedes una noticia de El Mundo Today. El titular es totalmente cierto, real, como la vida misma. En el Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar de Caracas hay que pagar por el aire que se respira. ¿Porqué? Pues la razón es la colocación de unos generadores de ozono en el circuito de aire acondicionado del aeropuerto, convirtiéndose así en el primero del Caribe y Sudamérica en incorporar esta tecnología.

Concretamente los usuarios pagan en el momento de hacer el check-in un impuesto de 127 bolívares o entre 2 y 20 dólares, según la tasa de cambio que se use, desde el pasado 1 de julio. ¿Cuáles son las razones que ha dado el gobierno de Maduro para cobrarnos por el aire que respiramos? Pues sencillamente que con estos generadores de ozono tendremos un aire más rico y saludable que repercutirá de forma beneficiosa en nuestra salud.

Las reacciones, evidentemente, no se han hecho esperar, especialmente entre los viajeros que deben usar a menudo las instalaciones de este aeropuerto, muy hartos ya de por sí por los elevados precios de los billetes y por la drástica reducción de frecuencias de vuelos como consecuencia del impago de una deuda del gobierno de Maduro con las aerolíneas. Es decir, ya que os subo el precio de los billetes, os reduzco el número de aviones y de paso me pagáis por respirar aire puro.

La deuda de Maduro con las aerolíneas alcanza ya los 2.440 millones de euros. Compañías tan importantes como American Airlines han reducido en casi diez mil plazas a la semana sus enlaces con Venezuela. ¿Es posible que este nuevo impuesto del ozono se deba a la crisis que azota a las aerolíneas y que ha significado una grave reducción de los ingresos para el aeropuerto? Con American Airlines, sin ir más lejos, se perderán más de 70 millones de dólares al año.

Por si todo esto no fuera suficiente, hay otra serie de medidas que han hecho estallar el sector turístico del país. Entre ellas la prohibición a las agencias de viajes venezolanas de vender billetes de avión a extranjeros no residentes.

Bien es cierto que muchos aeropuertos de América Latina cobran diferentes impuestos a sus usuarios, pero esta medida se ha convertido sin duda en la más llamativa. En la actualidad esta tasa por respirar aire ozonizado estará durante tres meses de prueba para estudiar el impacto entre los usuarios.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario