Empleo fijo versus negocio propio

Siempre habéis oído las virtudes y defectos de ser un empleado de una empresa o una multinacional o ser el propio dueño de un emprendimiento o negocio propio. Ambas opciones son aceptables, pero básicamente dependerá de tú decisión y tu política de trabajo.

Históricamente, el mensaje que se ha hecho llegar siempre a los jóvenes es la inalcanzable seguridad que brinda un trabajo estable, o sea, en relación de dependencia, en el cual tienes un horario fijo, condiciones de trabajo mayormente normales, un salario fijo los primeros días del mes, vacaciones pagas y ante ausencias justificadas, mantienes intacto tu dinero.

Pues bien, eso es bueno. Pero también es importante aprender que el trabajo independiente es exactamente igual de conveniente, sólo que nunca la cultura del trabajo lo ha difundido. Siempre se intentó dar el mensaje de la importancia de trabajar para una empresa.

Hoy, con la crisis financiera, hasta los gigantes empresarios-financieros como Microsoft, General Motors y numerosos conglomerados, han despedido a miles de trabajadores. Todos ellos con empleos envidiables. Pero el mercado no perdona. Si no hay ganancias, se reduce personal. Cuando la haya, se volverá a tomar nuevos trabajadores.

Tú puedes animarte a iniciar tu propio negocio. Nunca nadie te despedirá, podrás generar las ganancias que sólo tú decidirás. Podrá ser mucho dinero o lo necesario, pero ten claro que en una megaempresa siempre recibirás el mismo salario más allá de algunos aumentos escalonados.

Es necesario difundir la importancia de emprender un negocio. Sí, la incertidumbre es el principal defecto, pero brinda incansables satisfacciones.

Te puede interesar

Escribe un comentario