El turismo, un sector clave para la economía española

Turismo en Espana

En el año 2013 España fue el tercer país más visitado del mundo por parte de turistas extranjeros, tan solo por detrás de Estados Unidos y Francia. Para este año se esperan que nos visiten alrededor de 63 millones de personas, unas cifras que dan perfectamente a entender que el turismo es uno de los grandes pilares de sostenimiento de la economía española. Junto con las exportaciones es precisamente el sector que nos está intentando sacar un poco de la crisis.

El turismo supone más del 11% del PIB. El empleo que se genera a su alrededor, tanto directa como indirectamente, representa alrededor del 12% del total de trabajos en España. Cerca del 40% de los trabajadores que se afiliaron a la Seguridad Social el pasado mes de mayo del 2014 lo hicieron para ocupar puestos en el sector de la hostelería y el turismo, o lo que es lo mismo, un 7% más que en abril.

El turismo, realmente, no es nada nuevo en España, pionero del turismo de masas. El franquismo ya comercializó el país en la década de los 60 con el lema internacional “Spain is different”, algo que, si lo pensamos bien, en todos los aspectos llevaba toda la razón. El número de turistas extranjeros aumentó hasta un 40% en dicha década, pasando de los 4,5 millones de 1960 a los 18 millones de 1967 o los 30 millones en 1975.

Algunas pequeñas ciudades costeras, como por ejemplo Benidorm o Marbella, pasaron de ser simples pueblos pesqueros a centros turísticos a nivel internacional. El turismo, en definitiva, hizo que España ampliara sus horizontes con la llegada de nuevas ideas y contribuyó a que, dentro de lo que suponía estar en una dictadura, fuéramos un país normal.

A excepción de los años 2008 y 2010, el número de turistas extranjeros ha aumentado desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días. En el 2013 fueron más de 60 millones los que visitaron nuestro país, también en parte gracias a que los disturbios de los países árabes provocaron que muchos viajeros cambiaran a última hora su destino para venir a España. Los ingresos por el turismo el año pasado fueron de más de 1.200 millones de euros.

El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó a la economía española aún más dependiente del sector turístico. Sin embargo por sí solo no puede llenar el hueco dejado por otros sectores para paliar la sangría del desempleo, especialmente por su carácter estacional (el gran repunte de visitantes extranjeros se produce durante los meses de verano). Sin ir más lejos, las islas Canarias reciben al año más de diez millones de turistas, pero tiene una muy alta tasa de desempleo.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario