El supermercado alemán Lild controla a sus empleados con detectives

Ojogranhermano

Lo que sucede en el   alemán Lidl es realmente sorprendente. Por un mecanismo complejo, las autoridades del supermercado se aseguran de vigilar a sus empleados en forma secreta.

Se les controla a los empleados las veces que concurren al servicio y se busca conocer ciertas características de la evolución de la personalidad de los empleados. El caso paradigmático de esto último, son las relaciones amorosas que pudieran llegar a tener los empleados entre sí.

El sistema se basa en la existencia de una serie de detectives que con la excusa de que van a controlar los posibles robos, colocan mini cámaras en todo el supermercado de manera de poder observar detenidamente a los empleados.

Son conocidas las políticas internas de muchas empresas que prohíben las relaciones amorosas entre los empleados o que a través de métodos más sutiles, como por ejemplo, rotar a los empleados en sus puestos para que no profundicen las relaciones interpersonales. Pero todas estas no llegan al grado de violación de la intimidad de los individuos. Esto no necesita muchos comentarios, ya que el simple hecho de que se haga a través de sistemas de espionaje, da la pauta de la ilegalidad e inmoralidad de la práctica. En ya se han anunciado medidas pero aún no hay nada definido.

VIA – Hoyinversión

Te puede interesar

Escribe un comentario