El sistema financiero 2.0 de las deudas y la crisis

Qué está sucediendo… tras años de escuchar la letanía constante de la falta de responsabilidad de los ciudadanos al subirnos “alegremente” al carro del crédito para todos, la teoría comienza a perder peso y aunque es bien cierto que tenemos la posibilidad de extraer una lección de lujo de ésta crisis, es también muy cierto que la destrucción masiva de tejido empresarial y por lo tanto, de puestos de trabajo no ha sido responsabilidad de los ciudadanos.

Transitamos por una crisis que produce un verdadero escenario funambuista; responsables de entidades, ministerios y organismos centrales libran una batalla en pos de lograr el reestablecimiento del equilibrio.

Conviene tener presente que éste no es un tema baladí ya que, mientras los países no puedan garantizar un sistema financiero, sano, legítimo y regulado…un sistema financiero 2.0 finalmente, no se podrá iniciar nuevamente la senda del crecimiento, lo que mantendrá al mercado laboral y por lo tanto a las sociedades, inmersos en una debacle cuyos efectos aún no somos capaces de dimensionar.

España cuenta con una tasa de desempleo superior al 20% o lo que es lo mismo, más de 4 millones de personas en edad de trabajar no puede hacerlo.

Mientras las familias tienen una morosidad acumulada del 2,41% el problema verdaderamente se centra en los créditos a promotores sin cobrar, cuya morosidad supera el 15%

No cabe duda alguna que la imprudencia, la falta de responsabilidad y el escaso nivel de ética demostrado por quienes manejan los hilos del poder, ha tenido sus beneficios… Los directivos de los bancos siguen cobrando bonos y pagas extraordinarias mientras las ejecuciones y los desahucios se suceden con la misma vertiginosidad.

Y mientras esto sucede… el erario público sigue financiando a las entidades aún a riesgo de estrangular definitivamente a la sociedad.

En resumen… sólo nos queda mirar hacia Grecia, Portugal, irlanda y ahora también a Italia, donde los rescates están saliendo infinitamente superiores a lo que supondría una suspensión de pagos regulada, sin embargo… la acción de los bancos ha sido también muy cuestionada porque… los préstamos a otros países se realizaron sin analizar los riesgos subyacentes y por lo tanto, suponiendo que en caso de debacle… las sociedades tenían un largo camino que recorrer ante de quedar, literalmente, tirados en la cuneta y ahogados por las deudas.

Mirando hacia el sistema financiero 2.0 que es necesario para enfrentar este nuevo ciclo, es esencial que los directivos de las entidades sean responsables directos de sus cuentas de resultados, únicamente tomando conciencia de los riesgos – a nivel particular- que están asumiendo… es que se logrará actuar de forma más responsable en el futuro.

Logrando finalmente la coherencia entre los preceptos que rigen el ciclo social y las acciones llevadas a cabo por los sistemas financieros, responsables nada más y nada menos, que del equilibrio de la economía

Te puede interesar

Escribe un comentario