El recorte de tasas de la FED y algunas repercusiones

Ben Bernanke

La semana pasada la FED recortó las tasas de interés pero, lejos de ser la receta mágica para solucionar los problemas que azotan la economía estadounidense, los signos de intranquilidad que se aprecian detrás de estas medidas que se vienen tomando desde setiembre del año pasado, son cada vez más visibles.

Este tipo de ideas ya las hemos manejado, pero los acontecimientos políticos obligan a mencionar algunos conceptos para tener claro de que es lo que se habla cuando se afirma que las medidas que impulsa la entidad dirigida por Ben Bernanke pueden generar discrepancias.

En primer término, lógicamente el recorte de tasas no es una medida que pueda seguir aplicándose infinitamente. No puede haber una tasa de interés negativa, por lo que el 2,25% al que se encuentran las tasas de interés del Banco de Central de EEUU no pueden  recortarse cada vez que el mercado requiera liquidez. Se necesitan otro tipo de medidas para en el largo plazo, poder impulsar el crecimiento de la Economía, el mercado no sabe si realmente las hay.

Y por otro lado, el fantasma de la inflación se hace presente siempre que la política monetaria es expansiva, es decir, cuando el objetivo que se persigue esta política es aumentar la liquidez en el mercado. Además, la coyuntura actual, con los precios de la energía y de los alimentos por las nubes, alimenta aún más a estos fantasmas.

Esto se relaciona con lo que sucedió la semana pasada en la votación que llevo a que la FED rebajará las tasas. Dos de sus miembros (los representantes por Filadelfia y Dallas, más precisamente) no dieron su voto a favor para que las tasa de interés pasara del 3% al 2,25%, algo no del todo común en la FED y que da muestras claras de que el rumbo no es firme.

VIA – Cnn Expansión

Te puede interesar

Escribe un comentario