El problema del desempleo femenino en Irán

Empleo femenino

No hay que ser un experto en economía internacional para saber que Irán se enfrenta a un grave problema socioeconómico en lo referente al desempleo femenino. Las mujeres iraníes solo ocupan un 13% de las plantillas de las empresas del país y las cifras de desempleo no oficiales casi alcanzan el 40% (del 42,7% para el rango de edad entre los 18 y los 24 años). Apenas un 9% de los empresarios en Irán son mujeres.

Unos números también un tanto distorsionados ya que muchas mujeres en Irán deciden no entrar en el mercado laboral debido a las limitaciones sociales y prefieren quedarse en casa (también las hay que tienen pequeños negocios en casa como sastres, peluqueras, etc…). De esta manera a nadie le extraña que un 75% de mujeres con título universitario en Irán no tienen trabajo.

La costumbre en Irán es que la mujer tenga un papel importante en la economía de las zonas rurales. Trabajan en sus huertas, en sus granjas o tejiendo alfombras, vestidos tradicionales, etc… En la actualidad, y como dato realmente curioso, el 90% de las mujeres que viven en estos rincones menos desarrollados del país sí trabajan. ¿Sucede lo mismo en las zonas urbanas? En absoluto.

El papel de la mujer de ciudad en Irán se ha reducido al mínimo en materia económica. Sin embargo, y a pesar de esta realidad, cada vez es más palpable la presencia de la mujer en las universidades iraníes. De hecho en los últimos cinco años el 60% de los universitarios en Irán eran mujeres. La idea de formarse sigue latente en ellas, pero a la hora de saltar al mercado laboral siguen encontrando una barrera casi infranqueable.

Hay falta de confianza en sí mismas, falta de apoyo familiar (los padres aún creen que la mujer debe quedarse en casa cuidando de los hijos), inseguridad social, obstáculos culturales, machismo e incluso una ley que obliga a las mujeres a obtener el consentimiento de su marido para poder trabajar fuera de casa. Ni que decir tiene que los bancos iraníes no conceden muchos créditos a las empresas dirigidas por mujeres.

Sin embargo, y a la vista de los datos universitarios, nadie puede discutir ya en Irán que las mujeres pueden estar perfectamente a la altura del hombre en el mercado laboral. Desgraciadamente en la práctica totalidad de los países resulta necesario hoy en día tener en casa dos fuentes de ingresos. Esto está llevando a un cambio sustancial en Irán. El Gobierno debe atajar este problema y cambiar de actitud ante el desempleo femenino.

Imagen – Fractal Enlightenmen

 

 

Te puede interesar

Categorías

Empleo

Jose Manuel Vargas

Me llamo José Manuel, soy de Jerez de la Frontera pero en la actualidad vivo en Narón (A Coruña). Licenciado en Filología Hispánica, he... Ver perfil ›

Escribe un comentario