El problema de Francia y la lenta recuperación de Europa

Francia

A medida que Europa se esfuerza por dejar atrás lo peor de la crisis, Francia se está convirtiendo en la mayor preocupación para la recuperación de la eurozona. Su economía lleva rondando el estancamiento durante mucho tiempo. Los principales economistas europeos ya aseguran que o el gobierno de París empuja más fuerte junto con el de Alemania para mejorar el crecimiento en Europa o las perspectivas positivas en materia económica del Viejo Continente se vendrán abajo.

El propio director general y jefe financiero del Grupo del Banco Mundial en Washington, Bertrand Badré, ya ha confirmado que la economía de Francia es débil en estos momentos. La cuestión no es que Francia y Alemania dominen muy por encima del resto de países, sino que marquen el ritmo y tiren del carro. Pero si esto último solo lo hace Alemania no se podrán conseguir los objetivos propuestos.

Esta es la preocupación más urgente que en estos momentos tiene Europa. Algo que se aprecia fácilmente teniendo en cuenta que, a pesar de las medidas adoptadas por los países afectados por la crisis (algunas de ellas de consecuencias muy graves), la recuperación económica se sigue desarrollando con exasperante lentitud. El Fondo Monetario Internacional ya ha advertido que sus previsiones económicas para este año están muy por debajo de lo esperado a finales del 2013.

Hay un enorme déficit especialmente en el apartado de la inversión. En Europa es de un 20% menos que antes de la crisis, por lo que se está haciendo un llamamiento para realizar inversiones en energía, medio ambiente, tecnología e infraestructura. Pero para ello Francia tendrá que cumplir sus promesas europeas de reducir su déficit presupuestario al 3% del PIB, un objetivo que el gobierno espera alcanzar en el 2015. El proceso, por tanto, se está ralentizando más de lo esperado.

Hay una creciente preocupación en Europa de que Francia, la segunda economía más importante de la eurozona, se convierta en un país enfermo. Desde el país galo se intenta hacer un llamamiento a la calma, pero lo cierto es que Alemania se está viendo sola para liderar el proceso de recuperación económica. O Francia estabiliza pronto su economía o a Europa le va a costar muchísimo más de lo esperado ver la luz al final del túnel.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario