El fraude de R. Allen Stanford se pudo haber evitado en 2003

stanford-okey

Una ex empleada de Stanford Group Company había afirmado en 2003 a los organismos de control que la firma de servicios financieros estaba implicada en un fraude, cinco años antes que los reguladores acusaran a su presidente de un fraude de 8.000 millones de dólares.

Leyla Basagoitia, que fue despedida de Stanford Group Company en 2002, reveló que a una comisión de arbitraje de corredurías que la firma estaba involucrada en un fraude, según un documento publicado en el sitio web de la Autoridad de Regulación de la Industria Financiera.

En 2003, la mujer y Stanford Group Company estaban intentando resolver una disputa por un préstamo. Además, relató que antes de aceptar su posición en la firma ella enfatizó que su intención no era asignar los fondos de sus clientes al banco offshore de Stanford Group, Stanford International Bank, una de las compañías nombradas en la demanda civil del Gobierno.

Basagoitia reveló que la empresa contaba con un sistema para estafar a sus clientes, donde los primeros inversores recibían un pago con el dinero de los más recientes.

Como para ratificar que fue un error no escuchar lo que la mujer dijo, ella reveló hasta con detalles que los principales clientes eran ciudadanos extranjeros de América Latina y que creía que las inversiones serían de naturaleza arriesgada, poco apropiadas y no es su beneficio. La investigación del Gobierno comenzó en 2005 y la acusación recién llegó este año.

Te puede interesar

Escribe un comentario