El día después del G-20

original

La decisión de inyectar más de un billón de dólares al sistema financiero mundial y regular más intensamente los mercados, podría determinar una nueva era en la que los secretos bancarios y los paraísos fiscales podrían llegar a su fin en el anonimato.

Aunque podrían surgir grandes dudas sobre esta consecuencia, los líderes más grandes del mundo han decidido incrementar la intervención y la información de los mercados financieros. Las posibles medidas a implementar podrían causar directamente la eliminación del secreto bancario y los paraísos fiscales que otorgan la posibilidad de brindar a las grandes empresas y corporaciones el mejor escenario para sus operaciones, fraudes y millonarias evasiones.

De una u otra manera, la primera medida a tomar y lo más rápido posible es preservar las fuentes de trabajo, pero la regulación del mercado financiero podría evitar fraudes millonarios, operaciones bursátiles desmedidas y todo tipo de acción negativa que, sobretodo en estos días, perjudiquen aún más las finanzas internacionales.

De allí para abajo, lo más importante es cuidar las fuentes de empleo, pues cada vez que haya más despidos aumentará la pobreza y la recesión. El dato más preocupante es que recién en 2010 podría comenzar a mejorar la economía, y la pregunta que surge es la siguiente:

Durante todo lo que resta de este año, ¿alguien podrá ayudarnos?

Te puede interesar

Escribe un comentario