El conflicto en Egipto, para las finanzas

La situación de Egipto en los últimos veinte días marcó una grave crisis con el estallido social de todo un país que reclamaba la renuncia de su presidente, Hosni Mubarak, quien se mantuvo 30 años en el poder y sólo hace horas decidió renunciar como presidente de la República al estar acorralado con cada vez más rechazo de la población.
 
En términos políticos y sociales, la renuncia de Mubarak aportaría algo de tranquilidad y un horizonte a corto plazo más proclive a cambios positivos para los egipcios.
 
Para los mercados, la renuncia de Mubarak también aportó alivio a las finanzas porque todos festejaron su salida del Gobierno. En Brasil, la Bolsa comenzó a subir tras conocerse la noticia luego de un día movimientos importantes en San Pablo. En Wall Street, las acciones estaban en alza luego de semanas de preocupación. En Europa, las principales bolsas cerraron en alza al igual que en Asia, donde creció el volumen de negocios.
 
De esta manera, no sólo el escenario político mundial celebró la dimisión del mandatario egipcio, sino que los mercados financieros tomaron como buena noticia el nuevo proceso que, pese a la euforia de hoy, es aún muy incierto.

Te puede interesar

Escribe un comentario