El caso Telecom y el caso Kraft

france-telecom

Parecería que el mundo de las empresas ha ocupado un papel más que importante en la vida diaria de los seres humanos. Y no hacemos referencia a la necesidad de contar con dinero a cambio de un servicio o de una prestación, sino pues a la inimaginable conectividad que hay hoy entre persona y trabajo.

En la Argentina, mientras la empresa multinacional de alimentos y golosinas Kraft Foods despide a 160 trabajadores, en el mundo la casa matriz oferta comprar una de las compañías de la competencia –Cadbury- por más de 16 mil millones de dólares. La comparación es inevitable: mientras en el mundo se ofrecen 16.700 millones de dólares por una empresa, en una país en vías de desarrollo despiden 160 personas.

Mientras ocurre esto, en Francia, la compañía France Telecom es tapa de los medios de comunicación porque en el plazo de un año y medio, 24 empleados se han suicidado acusando, en cartas de despedida, que la compañía maltrata a sus trabajadores. La noticia obligó al Gobierno del presidente Nicolas Sarkozy a instar a la multinacional de las telecomunicaciones a mejorar y analizar su política de Recursos Humanos y Management.

La duda es cómo y cuándo se fusionaron las relaciones, antes paralelas, entre empresa y vida privada. O cuándo el trabajo y la necesidad de cuidar el empleo inculcaron en las necesidades básicas de los seres humanos la idea de intentar, a cualquier costo, pertenecer a una empresa de prestigio internacional.

El mundo ha cambiado. Pues, vosotros, también.

Te puede interesar

Escribe un comentario