El cambio climático en la futura economía de Estados Unidos

Cambio climatico

Según un estudio publicado ayer y que lleva por título Risky Business, la economía de Estados Unidos podría sufrir la pérdida de cientos de miles de millones de dólares durante el siglo XXI debido al cambio climático. Este informe supone la primera evaluación exhaustiva de los riesgos económicos que puede acarrear el cambio climático en la economía norteamericana. Se llega a pronosticar en él que la burbuja climática puede ser mucho más negativa que la crisis que venimos padeciendo en la actualidad.

Entre las conclusiones que se pueden sacar de dicho estudio está que para el año 2050 entre 66.000 y 106.000 millones de dólares de propiedad costera estarán por debajo del nivel del mar, llegando a los 237.000 millones de dólares en el año 2100. Las tormentas y huracanes causarán daños superiores a los 42.000 millones de dólares a lo largo de la costa este y la Costa del Golfo. Por esta razón la productividad de los trabajos al aire libre se vería reducida en al menos un 3%. Asimismo los rendimientos agrícolas podrían caer en picado, hasta un 70%, por culpa de las olas de frío y las olas de calor extremas.

La principal novedad de este informe radica en la evaluación detallada de las consecuencias del cambio climático a nivel económico en los distintos estados del país. Un informe en el que, aún así, se lanza un mensaje a la esperanza: “Si se actúa con rapidez se pueden evitar los peores resultados”.

Ya hay muchas grandes multinacionales norteamericanas que han mostrado su preocupación por los cambios climáticos, especialmente las dedicadas al sector agrícola. Las temperaturas medias han aumentado en las últimas décadas, lo que ha afectado a muchos cultivos. Hasta finales de siglo este aumento será mucho más considerable, por lo que puede llegar el caso de que se pierdan muchos productos.

Los expertos se preguntan si el sistema alimenticio del que dependemos puede adaptarse con suficiente rapidez a un periodo acelerado de cambio climático. Lo cierto es que tanto la economía como la calidad de vida se verían seriamente perjudicadas.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario