El bueno, el feo y el malo de la economía global

China

En 1966 el director de cine italiano, Sergio Leone, dirigía El Bueno, el Feo y el Malo, una de las películas más conocidas de la historia del género spaghetti western. Formaba parte de la trilogía del Hombre sin Nombre junto a los filmes Por un Puñado de Dólares y Por Unos Pocos Dólares Más. Su banda sonora, realizada por Ennio Morricone, de las más famosas de la historia del cine, nos puede servir como telón de fondo para lo que os queremos contar hoy.

Especialmente porque la situación en estos momentos de la economía global se podría resumir con el mismo título de la película de Leone. Dos de las naciones más pobladas del mundo, Estados Unidos y la India, se sitúan en el lado de lo bueno. La primera de ellas está creciendo desde el punto de vista económico, mientras que la segunda lleva diez meses consecutivos en números positivos.

China, por su parte, es quien ocupa el lugar del malo, después de la contracción que ha sufrido su economía durante el mes de agosto. La mayoría de las empresas chinas han culpado de esta situación a la demanda externa e interna, aunque también hay que considerar la crisis de los consumidores y las deudas de las grandes compañías del país.

Y quienes ocupan con creces el puesto de feo, feo son los países de la zona euro y Japón. Tokio ha sufrido una tremenda caída desde principios de año que ha obligado a un grave recorte entre los bienes de los consumidores. El PIB se desplomó incluso hasta un 5% durante el segundo trimestre. En Europa, Alemania ha sufrido una contracción en su economía del 0,2%, Italia ha vuelto a caer en recesión y Francia se estanca un nuevo trimestre más.

Gran Bretaña, mientras tanto, se ha salvado un tanto de la quema. Su situación no tiene nada que ver con los países de la zona euro, aunque entre estos últimos España y los Países Bajos sacan un poco la cabeza sobre la superficie. La economía británica sigue creciendo a un ritmo lento, pero seguro. Algo que observan con envidia desde otros lugares, especialmente desde Berlín. Y aún queda un tercer trimestre que, con el telón de fondo de las sanciones a Rusia, puede resultar aún peor.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario