EE.UU. reorienta su plan de rescate financiero

A través del secretario del Tesoro Henry Paulson, el Gobierno de Bush anunció que el gobierno renunciará a su plan de compra de activos invendibles de los bancos, estimando que es más eficaz invertir directamente en el capital de esas instituciones.

El responsable de economía sostuvo los 700.000 millones de dólares se focalizarán ahora en continuar sus inyecciones de capital en los bancos que lo necesiten y también buscará los medios para ayudar al sector financiero “no bancario” en el marco del Programa de ayuda para activos en dificultades.

Como si el panorama no fuera tan negro, tanto el Tesoro, la Reserva Federal y otros reguladores bancarios hicieron saber que las perspectivas económicas podrían empeorar si los bancos se repliegan del crédito o si endurecen mucho sus condiciones.

La declaración conjunta fue clara: “En estos tiempos críticos, es imperativo que todas las organizaciones bancarias y sus reguladores trabajen juntos para asegurar que sean satisfechas las necesidades de los clientes que están calificados para recibir préstamos”.

Te puede interesar

Escribe un comentario