Diferentes tipos de clientes, cada situación es un mundo

Existe una gran variedad de tipos de clientes. Cada uno tiene diferentes necesidades y expectativas, siendo de vital importancia para la organización conocer cómo sintonizar con ellos y minimizar los costes de gestión y atención.

-Desacertado o mal informado: Se trata de un cliente que adquiere un producto o servicio con el que es posible inferir de antemano que no va a quedar satisfecho y somos capaces de prever una incidencia o, una insatisfacción de la que nunca tendremos noticia.

-Mal pagadores: Toda empresa tiene su Lista de morosos. Para evitar ser incluido en el RAI, el deudor tiene 90 días para cancelar la deuda. Una vez concluido este plazo, será directamente incluido en el registro RAI. Se trata de clientes que prometen pagar pero nunca lo hacen.

-Clientes abusivos: Es un perfil muy peculiar, donde los clientes presentan reclamaciones falsas o inventadas, etc. Lo más negativo de este tipo de clientes son los excesivos costes de atención que insumen.

-Adictos a la promoción y ofertas: Hay clientes que únicamente compran el producto que están en oferta, por eso las estrategias deben orientarse a captarlos vía ofertas.

-De riesgo: A modo de ejemplo, las compañías de seguros de salud no aceptan clientes muy mayores dado que cuestan más de lo que aportan.

-De mala imagen: Presentan una imagen desacorde con el posicionamiento de la organización, a otros clientes.

-Polémico: Personas que presentan manifestaciones “ruidosas” de sus disgustos en voz alta delante de otros clientes dentro de la misma empresa.

Cada uno de estos tipos de clientes requieren un tratamiento específico y estrategias de atención, pudiendo ser ofertas con precios altos, barreras de exámenes para ingresar a la compañía, etc. según corresponda.

Foto vía:flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario